Jurado del Concurso Junior de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz 2006

 

Fotos del Jurado y cartas del mismo dirigidas a los medios de comunicación.

 

 

Primera foto tras reunión en el Restaurante Terraza

 

 

 

    Jurado Junior junto al presidente del jurado de adultos, tras el veredicto de la gran final

 

 

QUERIDA CANTERA…

 

Hoy quisiera expresar mi indignación,  y a la vez romper una lanza a favor de la que debería ser  nuestra mimada y querida cantera…

Este año he tenido la suerte de vivir de cerca este concurso, y así poder disfrutar de la espontaneidad de los niños y de esa manera tan especial que tienen de hacer carnaval, sin malicia ni rivalidad alguna y con todo el corazón.

Por todo esto, por mi intensa y especial vivencia de este concurso, quiero expresar mi indignación como bien dije al principio y a la vez mi profunda tristeza por el trato que se le ha  dado en los diferentes medios de comunicación a nuestros niños,  creo q tanto derecho tiene el concurso de adultos como ellos (niños al fin y al cabo), de recibir un trato igualitario.

Porque al fin y al cabo ellos van a ser el carnaval del futuro, y si no los cuidamos entre todos, acabara por desaparecer y eso si que seria una pena, porque entonces mas tarde o mas temprano terminaría por desaparecer nuestro concurso.

Con esto no quiero enfrentarme a nadie, ni mucho menos, solo quiero hacer caer en la cuenta (por si no habían caído), de que nuestra savia nueva se merece mucho mas.

Ahora que tengo esta oportunidad, y para no centrar mi “reprimenda” en los medios, también quiero hacer un llamamiento a nuestros autores, componentes, o a los que de alguna u otra manera hacen carnaval, y desde aquí decirles que a ver si ellos también miman un poco a la cantera y se dejan caer alguna que otra vez por el concurso de los junior para animarlos, apoyarlos, no saben lo q esos niños los admiran, yo creo que merece la pena…

Ya para despedirme quisiera dar las gracias a Pepe, Eugenio, Jaime, Manolo, Julio, Carmen, Rosalía y como no Javi, he disfrutado mucho de este concurso con vosotros, ha sido una experiencia bonita y enriquecedora que jamás olvidare…

Desde aquí va mi aplauso para ellos, para la cantera, y para todos los obreros del carnaval.

  

                                                                                                                                                Amanda Real Guerrero.

 

 

 

COAC – JUNIOR 2006

ANTES DEL CONCURSO

 

Es justo reconocer que el Carnaval 2006 es un acontecimiento como muy especial para mi, en tanto y en cuanto he vivido la enriquecedora experiencia de presidir el COAC-Junior, nombre un tanto rebuscado en Cádiz, por lo que comparto con Paco Rosado, la denominación de Cadete que propone o la clásica de Juveniles. Quién me iba a decir a mi, aficionado a nuestra tradición carnavalesca por vía materna, cuando allá por el año 1971 me colé con la comparsa de mi barrio (Los mestizos de mi vecino y amigo Enrique Villegas, hijo) y viví parte del Concurso entre bastidores, que un día –35 años más tarde- iba yo a ser Presidente del Jurado en la modalidad de los más jóvenes. No me gustaría que mi legítimo orgullo sea enmascarado por la humildad y la responsabilidad con las que acepté el cargo, llegada la hora de hacer balance, o al menos reflexionar acerca de esta inolvidable vivencia.

 

Eugenio Mariscal, presidente del CAI y amigo de nuestra época colegial, me contestó de forma tajante a mi petición de explicación por la posible nominación, “...queremos una persona seria y responsable, muy aficionada y que no esté pringá en este mundillo...”. Lo consulté con la familia, lo hablé con los amigos, y mira por donde, así me encontraba, cuando Eugenio me llama confirmándome la noticia, que asumí sorprendido, entre desconcertado e ilusionado. Tras una reunión en la sede del colectivo de Autores, en la que conozco personalmente a los que me han elegido y a Manolo Rojas, presidente de Adultos, me proporcionan el Reglamento del Concurso y me pongo en marcha para seleccionar a los miembros del Jurado que voy a presidir. Tras el encuentro, me marqué el objetivo prioritario del que he tratado no desviarme en ningún momento: “...hay que pasarlo lo mejor posible.., sin salirse mucho de las normas...”.

 

Aunque imaginaba que iba a recibir algún que otro toque o recomendación a la hora de hacer la selección  de los futuros vocales del Jurado, hoy puedo afirmar que mi decisión fue rigurosamente libre y que en ningún momento fui presionado por nadie. Aunque ya lo defendí públicamente, hoy recién concluido el Concurso, me reafirmo en que la elección de los vocales fue un acierto pleno, con una equilibrada relación entre jóvenes y veteranos, entre expertos y noveles, incluso entre géneros, sin olvidar la colaboración extraordinaria del amigo Javi Pérez. Con poco esfuerzo hemos formado un grupo humano que ha funcionado de maravilla y que ha mostrado una enorme coherencia, con sus lógicas diferencias, a la hora de  puntuar, habiéndose logrado un más que aceptable consenso en las críticas de los protagonistas y las de los medios, a la hora de aceptar el fallo del jurado.

 

Ahora recuerdo con cariño, alguna que otra repellada recomendación, “Presi,..no te olvides de pedir a los Reyes varios chalecos antimisiles tomajau... que son los que suelen tirar las madres y las novias de los contraaltojuniors...”, o la aseveración de otro amigo periodista, “Durante los días del concurso serás uno de los personajes más importantes de esta trimilenaria ciudad ...”. Pues ni tanto ni tan calvo. Es triste constatar la presencia de “reventadores” en las distintas sesiones del concurso, y pronto se asume que la importancia y trascendencia de esta modalidad en el contexto del Carnaval de Cádiz, con respecto a la que se le supone, es totalmente írrelevante.

 

Pero sigamos un guión... y así tras el anuncio público de los integrantes del Jurado, que tuvo lugar el día del Sorteo del orden de actuación, tuvimos un par de reuniones y nos pusimos en marcha. Lo más novedoso fue convocar a los autores y representantes legales de las agrupaciones a una Reunión –celebrada en la Peña de Los Dedocratas-, con el objetivo de conocernos y comentarles los criterios que se iban a seguir a la hora de puntuar. Iniciamos el acto con la rotunda frase, “..no habrá futuro si no hay presente..” coreada por todos, y todos estábamos de acuerdo en la importancia de que esta manifestación popular gaditana debe enfocarse desde un modelo educativo y solidario, en el que primen la amistad, el afecto y el compañerismo, expresado en léxico gaditano, “..en ser buena gente...”. Destacar que los objetivos prioritarios, allí planteados, pasan por educar la voz y la expresión corporal, fomentar la camaradería y la conciencia de grupo, pero sobre todo pasarlo bien... dejando la competitividad para más adelante. También  se comentó la trascendencia que podría tener el Programa educativo Carnaval en las Aulas, que se estaba desarrollando en algunos colegios gaditanos. La reunión concluyó con el compromiso por nuestra parte, -que por supuesto mantenemos- de convocarlos tras finalizar el Carnaval, para establecer un amplio debate respecto a este Concurso de Junior, cadetes o juveniles.

 

REFLEXIONES TRAS EL CONCURSO

 

Recién terminado me gustaría reflexionar sobre el Concurso, que he vivido de forma intensa y que en absoluto se me ha hecho tedioso, ni siquiera el día de la Final, a pesar de su larga duración. Entre bastidores el omnipresente Miguel Angel Fuertes que emite seguridad y que dinamiza frenéticamente las sesiones y en el palco, la sencilla pero efectiva ayuda de Javi que se integró como uno más del grupo. La necesaria cobertura gastronómica asegurada, pues para ello este año el jurado contó con la presencia de tres integrantes del Grupo Gastronómico Gaditano.

 

Eugenio y Jaime, asumen la desagradable labor de identificar a los integrantes de los grupos para lograr el cumplimiento de un Reglamento, que se supone han aceptado los participantes y surgen los primeros problemas: cuarteto que no aporta los DNI (olvido?, chiste?, parodia?...), grupos que han de llamar a algunos padres para que acerquen documentos acreditativos, la mayoría de los integrantes están maquillados... de forma que su identificación parece más una labor policíaca que otra cosa. Surgen  rumores con rimas altisonantes, “..le hemos dado coba al jurado,..o se la hemos metido en el culo...”. Sobran comentarios... pero comienzan las dudas: ¿El Reglamento es un objeto decorativo o está para cumplirlo?. ¿Debe ser el Jurado el responsable de la identificación de los concursantes?. En caso de respuesta positiva, ¿antes o después del maquillaje?

 

En otro apartado, creo que sobran los comentarios sobre la duración y el horario de conclusión de la Final, ya que todos estamos de acuerdo en que debe reducirse su contenido. Ello nos lleva de nuevo a la necesidad de modificar el Reglamento reduciendo el número de interpretaciones y exigir del Jurado el pase sólo y exclusivamente de los grupos que demuestren una gran calidad, pero asumiéndose por todas las partes implicadas, ya que lo que se plantea como un estimulo puede resultar un freno para muchas ilusiones.

 

Quizá la reflexión básica y fundamental radique en la edad exigida para concursar en esta modalidad y en la dificultad añadida que existe a la hora de juzgar, con la  misma medida, a grupos infantiles y juveniles, o lo que es lo mismo de 12 a 18 años. Piensen en las diferencias que pueden surgir tanto en repertorio como en afinación, por citar sólo dos parámetros básicos. Resulta obvio la necesidad de plantear un cambio y en ello debe aprovecharse la magnifica experiencia vivida en la presente edición con la Muestra del Carnaval en la Escuela, iniciativa cuya puesta en escena nos hizo vivir unos momentos felices y entrañables.

  

También es justo reconocer que el Concurso Junior interesa más bien a poca gente, fuera de su propio hábitat natural, componentes y familiares. La repercusión que tiene en la prensa es mínima y puramente descriptiva, rellenando algún que otro comentario o alguna que otra página con su foto correspondiente (que llena mucho), y es de fácil deducción que el “tema vende poco o nada”. Mención especial quisiera hacer en la presente edición a Onda Cádiz televisión y a la cadena COPE en radio, que han mantenido una magnifica cobertura informativa. Por otra parte creo que sería estimulante y motivo de satisfacción para los más jóvenes, sentirse arropados en el público por  “figuras” consagradas y que estos incluso compartieran unos minutos entre bastidores con ellos.

 

Dejo casi para el final la que podría ser la pregunta del millón de euros: ¿A quién le importa la cantera de verdad?. ¿Debe mantenerse esta modalidad de Concurso?. Mi corta y modesta experiencia me dice que existen buenos mimbres, pero es necesario un gran esfuerzo por todos los implicados al objeto de encontrar el mejor modelo posible, en el que debe procurarse un equilibrio estable entre educación, diversión y competitividad.

Estoy en condiciones de afirmar que los miembros del Jurado de este año, hemos logrado nuestro objetivo y lo hemos pasado bien. ¡Ojalá, que a todos los que han participado en esta joven modalidad les haya ocurrido lo mismo!.

 

José M. Pérez Moreno

Presidente COAC-Junior 2006

 

 

Volver a Carnaval        Volver a portada