UNA ENFERMERA EN LA CORTE DEL REY ARTURO

 

10.- El coste de pócimas y remedios.-

 

    En Camelot, existe un nutrido grupo de Alquimistas, con una larga tradición en la preparación de pócimas y remedios para todos los habitantes del reino. Es costumbre, cuando no obligación, que caballeros facultados y de cuidado, mas los primeros que los otros, recomienden basados en sus experiencias, el uso de cualquiera de estos remedios por el pueblo que confía en su parecer ciegamente.

    El problema comenzó cuando dos alquimistas de reconocida fama Bayeron y Rochelin, inventaron en sus alambiques dos bebedizos que se utilizaban para la misma dolencia, Bayeron cargo un carro de prebendas para aquel caballero facultado que recomendara su bebedizo y no el de Rochelin. Paralelamente otros dos alquimistas Coloplost y Baxteron, hicieron lo mismo con los caballeros de cuidado, tras inventar sendas cataplasmas. El resultado de este suceso fue que termino costando mas el carro de prebendas, que el bebedizo y la cataplasma. Evidentemente el coste tanto del producto que salió del laboratorio de los alquimistas, como del carro de prebendas, corrían a costa del pueblo, que rebelándose acudió al arbitraje de Arturo.

   El Rey, ya torpe e influenciable, temiendo el poder de alquimistas y caballeros, prohibió la libre circulación de algunos bebedizos y cataplasmas de poco uso, pero no dijo nada sobre la libre circulación de los carros. Solo algunos caballeros, dándose cuenta del problema,  recomendaban los remedios mas eficaces dentro de los menos costosos para el pueblo, incluso dejaban de alguna forma elegir, después de explicar beneficios e inconvenientes, sobre una cataplasma u otra. El resto continuo recibiendo las prebendas, sin pensar siquiera que era el pueblo y ellos mismos vendiendo su honradez, quienes estaban pagándolas.

 

 

El origen / El grial / La batalla / Dragón bicéfalo / Caballeros negros I

La espada / Caballeros negros  II / Efecto 2000 / Morgana

Contestación / Mordered / Ginebra 

Volver a la portada