I CONGRESO NACIONAL DE ENFERMERÍA EN EL CAMPO DE GIBRALTAR. LA ENFERMERÍA EN EL SIGLO XXI. MARZO DEL 2000.

 

 

Buenos días: 

Cuando se habla de docencia en Enfermería hoy, nos vienen a la cabeza varios temas de candente actualidad: 

-         Pregrado: planes de estudio, duración y numero de horas.

-         Situación del postgrado y desarrollo de las especialidades..

-         Licenciatura en Enfermería.

 

Me van a permitir que realice un pequeño análisis de cada una de estas cuestiones.

 

Respecto al pregrado, las Escuelas de Enfermería se encuentran actualmente haciendo importantes esfuerzos por modernizar sus métodos docentes, a las enseñanzas modulares, el empleo de técnicas grupales, videoforum, etc, se les une cada vez con mayor rapidez, el empleo de CDrom interactivos, de los cuales tuve recientemente la oportunidad de ver dos elaborados precisamente por profesoras de la Escuela de Algeciras, y el empleo de internet como fuente de información.

.

Actualmente nos encontramos muchos en el proceso de implantación de las modificaciones a los planes de estudio aprobadas recientemente, que corrigen algunos de los errores detectados en los anteriores, como el excesivo numero de asignaturas, la poca carga lectiva de algunas asignaturas troncales, etc. Estos planes de estudio siguen desarrollándose en 3900 horas durante tres años.

 

Como conocerán, recientemente la comunidad europea ha iniciado procedimientos de infracción contra España por incumplir la directiva europea que marca una formación de 4600 horas para los enfermeras, por ello el Consejo Nacional de Enfermería, ante este nuevo requerimiento, reunió hace unos días a las organizaciones más representativas de la profesión, en una mesa institucional de la Enfermería Española, que la componen: SATSE, Asociación Española de Enfermería Docente, Conferencia de Directores de EUE de las Universidades. Asociación Nacional de Directivos de Enfermería y Asociación Nacional de Alumnos. Llegando a un consenso en tres puntos básicos:

 

-         Exigir el cumplimiento de la directiva Europea respecto a las 4600 horas.

-         No aceptar la Diplomatura en Enfermería en 4 años.

-         Defender la Licenciatura en Enfermería.

 

El futuro de las Escuelas de Enfermería en España, creo que es bueno. Los profesionales españoles son apreciados y por ello contratados ya en muchos países de la Comunidad Europea. Con el distrito compartido a nivel nacional, las escuelas deberán avanzar a una formación de mayor calidad, más acorde con los tiempos que vivimos y más personalizada, al tener necesariamente que competir con el resto de escuelas en la captación de los alumnos.

 

         El postgrado en Enfermería, ha venido de alguna forma marcado hasta ahora, por dos situaciones, por un lado la obligación de realizar cursos y otras actividades, con el fin de obtener puntuación suficiente en el baremo de méritos de las bolsas de contratación, como para poder trabajar.

         Por otro lado el enorme deseo de enfermeras/os de desarrollarse profesionalmente, me atrevería a decir que probablemente seamos los profesionales con mayor número de horas de postgrado sin repercusión alguna académica o retributiva.

         Todo ello influye en una oferta enorme de formación postgrado, de calidad muy discutible en ocasiones. Aun los alumnos recientemente egresados de las escuelas se encuentran en esa vorágine, pero otros muchos profesionales, buscan otro tipo de rentabilidad al dinero, esfuerzo y tiempo que emplean en estos cursos, así vemos como aumenta el número de solicitudes en títulos superiores de Enfermería en las Universidades que lo tienen, Masteres, segundo ciclo de la licenciatura en Antropología y decrece en otro tipo de cursos.

         Las especialidades se desarrollan con una lentitud desesperante, comentar que a la de Matrona se le ha unido recientemente la especialidad de Salud Mental con el mismo esquema de Enfermera Interna Residente y se encuentra en desarrollo la de cuidados especiales que englobara en principio la Enfermería en  Cuidados Intensivos, Enfermería Radiológica, Nefrológica y de Quirófanos, guiso que no sabremos como saldrá.

         El número de plazas para estudiarla sigue siendo ridículo respecto a las necesidades de la población y las demandas del colectivo profesional, por poner un ejemplo, en toda Andalucía occidental la única escuela que tiene concedida la acreditación necesaria para impartir la especialidad de Matrona es la de Virgen del Rocío de Sevilla con 8 plazas.

 

         El futuro del postgrado en enfermería se vislumbra con menos cursos y de mayor calidad, al igual que ocurrirá con los congresos y reuniones científicas. Es previsible que se planteen a requerimientos concretos de los profesionales, hospitales y centros de salud ante la problemática asistencial y por lo tanto menos dirigidos a cuestiones generales. Respecto a las especialidades si no fueran incluidas dentro de la licenciatura, esperemos que aceleren al menos un poco su desarrollo, se acrediten más escuelas y aumenten el número existente de plazas.

 

         La licenciatura en Enfermería es una vieja reivindicación del colectivo, se han realizado muchos proyectos de licenciatura, e incluso se ha presentado alguno al Consejo de Universidades sin resultado. En los últimos años partiendo de la iniciativa de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Alicante, se ha desarrollado como título propio, un título superior de Enfermería equiparable  a la licenciatura, pero que no puede llevar este nombre, al no tener el grado, reconocimiento oficial, posteriormente este título como estrategia de presión, se ha extendido a otras Universidades.

         Pero de ser factible la licenciatura oficial, como parece pueda serlo ante el expediente de la Comunidad Europea, ¿qué licenciatura queremos los enfermeros/as?.

 

1.- El Consejo sigue defendiendo, como hace algunos años, la licenciatura para todos en cuatro años. Esta licenciatura nos posibilitaría el aumento de nivel, el sueldo, y la plena capacidad docente e investigadora, además de poder alcanzar los más altos niveles en la gestión sanitaria, actualmente solo reservados a los licenciados. Pero en un análisis más profundo me surgen dudas, ¿serian necesarios todos los enfermeros actuales como licenciados, en los puestos de trabajo que actualmente ocupan?, máxime teniendo en cuenta los ajustes presupuestarios que actualmente sufren los servicios sanitarios.

         Según los datos que poseo sobre países donde existe la licenciatura en enfermería, la media de licenciados respecto a otras categorías enfermeras que trabajan con los pacientes, está en proporción 1/6, lo cual puede significar que a medio o largo plazo, otras categorías profesionales ocupen el espacio que actualmente ocupamos nosotros.

  

2.- La licenciatura como segundo ciclo denominada 3+2, conserva el grado de diplomado y posibilita alcanzar la licenciatura a los profesionales que la deseen. Pero debemos ser conscientes de que las oportunidades deben ser para todos, y que un segundo ciclo para la enfermería, no puede plantear básicamente el estudio de los mismos temas que el primer ciclo, crítica que ya se ha hecho desde altas instancias, a algunos planes de estudio presentados.

 

3.- Cabe aun una tercera posibilidad surgida del bloqueo al que se veía abocada la licenciatura, esta es la posibilidad de un segundo ciclo común a varias profesiones relacionadas con las ciencias de la salud, que de momento parece quedar archivada, que no olvidada, ante la perspectiva más clara de una licenciatura propia.

 

         Se ha comentado largo y tendido, que la única forma de consolidar el rol docente y alcanzar  el reconocimiento investigador, nos llegaría con la licenciatura y el posterior doctorado, también en la gestión sería un importante paso adelante para la enfermería, pero se ha hablado poco sobre el enorme beneficio que podría traer en la atención directa al usuario, y por ello ha parecido a muchos compañeros, que la licenciatura como segundo ciclo conservando la diplomatura, sería de alguna forma exclusiva para docentes y gestores.

         En el esquema norteamericano e ingles, del Master especialista clínico, que equivaldría a una licenciatura en España, la enfermera se desarrolla como experta planificadora de cuidados, coordinadora de investigaciones clínicas, consultora y docente, en un área concreta del cuidado enfermero. Se trata de incluir en su formación de segundo ciclo, además de la profundización en su ámbito disciplinar, trayectorias encaminadas a su especialización en cuidados críticos, infantiles, del anciano, especialización docente, gestora, etc. Con esto tendríamos especialistas con grado de licenciado y con roles concretos dentro del esquema de la asistencia sanitaria y docente.

 

         Me gustaría ver un futuro en el que seamos todos licenciados, con todos los beneficios que esto conlleva y sin perdida de ningún puesto de trabajo, pero lo veo complicado y ojalá me equivoque. Si esta opción no fuera posible porque pensemos que no se dará la tercera de las premisas descritas, me gustaría una licenciatura en la que todos tuviéramos cabida, en la que no se perdiera la diplomatura y en la que la especialización fuera incluida como trayectoria.

 

Gracias por su atención.

 

 

 

Volver a portada        Volver a enfermero y profe