LA GESTIÓN SANITARIA

 

 

POR QUÉ ES NECESARIA LA GESTIÓN.

La gestión sanitaria es una prioridad para la práctica totalidad de los gobiernos debido a:

1)      Fuerte crecimiento del gasto sanitario por:

-         Avances científicos

-         Aumento de la edad media.

-         Disminución de los recursos humanos

-         Mayor renta per cápita.

-         Seguridad social para todos.

2)      Restricciones financieras para mantener el estado de bienestar.

El sector sanitario tiene un peso considerable como sector económico. El dilema entre unas necesidades prácticamente ilimitadas y unos recursos disponibles escasos, exige que éstos se utilicen del mejor modo posible para conseguir los objetivos planteados. De este dilema surge la necesidad de la gestión sanitaria: La utilización de los recursos disponibles del mejor modo posible para obtener una relación idónea entre costes/beneficios, costes/efectividad, y costes/utilidad.

RAZONES DEL AUMENTO DEL GASTO SANITARIO.

El gasto sanitario se sitúa entorno al 7,5% del PIB (1999) y además todo apunta a que la ratio gastos en sanidad-PIB continuará incrementándose en los próximo años. Las causas:

1)      Aumento de renta per cápita, que provoca una mayor demanda.

2)      Mayores expectativas de vida. Tendencia que se acentuará en los próximos años, lo cual amplía el nº de beneficiarios y el consiguiente coste futuro.

3)      Nuevas tecnologías médicas.

4)      Avance de la cobertura universal. El modelo de sanidad pública universal y monopolística y el hecho de que los individuos se comportan en el mercado sanitario como en cualquier otro mercado, crea una fuerte presión sobre los costes.

Esto se ve acentuado por la propia estructura de los sistemas de salud existentes en la mayoría de las economías avanzadas, que se enfrentan a:

1)      Debilidad estructural básica.

2)      Demanda de salud ilimitada difícilmente atendida por la oferta. La mayor parte del crecimiento del gasto sanitario es atribuible a factores de la oferta o provisión de servicios sanitarios como:

-         Cambio tecnológico en el sector en las dos ultimas décadas.

-         Crecimiento del personal sanitario y de los precios de los servicios.

-         La concepción global de la sanidad que tradicionalmente ha imperado, siempre ha negado la consideración de la salud como un bien económico costoso cuya provisión lleva asociado un coste de oportunidad. Así, la obvia limitación de los recursos de sanidad se ha interpretado como un déficit público.

ENFOQUE ECONÓMICO DE LA SALUD.

Tiene importancia considerar el enfoque económico de la salud:

1)      Porque la salud tiene un coste creciente, por lo que es interesante analizar de forma comparativa los costes de una mejor salud, con los costes de otros elementos que integran el bienestar individual o social, como una mejor educación, una justicia más eficiente, o un medio ambiente más cuidado.

2)      Porque si bien no es fácil controlar el proceso de producción de salud, la realidad es que existen relaciones asimétricas entre los recursos para la generación de salud, y los productos o resultados obtenidos.

3)      El enfoque económico es pertinente debido a que el incremento en la generación de salud, debida al aumento en el uso de los recursos o factores productivos empleados, varía de unos casos a otros, lo que plantea el tema de la eficiencia del gasto en salud.

 

*Los determinantes de la salud.

1)      El tamaño poblacional. Depende de la oferta alimentaria, la cual está condicionada por las disponibilidades energéticas. Desde esta perspectiva, la variable explicativa de la salud de la humanidad, es la disponibilidad energética, condicionada a su vez por la revolución agrícola e industrial.

2)      El avance en el estado de salud por:

-         Mejoras en la nutrición.

-         Medidas de higiene.

-         Disminución de la fertilidad.

-         La medicina.

3)      Aumento de la esperanza de vida. Se explica en buena parte por la notable reducción de la mortalidad por enfermedades infecciosas, hecho que tuvo lugar con anterioridad a la disponobilidad de instrumentos preventivos o terapéuticos, lo que supone según Mckeown, que la medicina ha jugado un papel limitado en la evolución histórica de la salud.

 

LA DEMANDA Y LA OFERTA DE SERVICIOS DE SALUD

 

La demanda de salud está condicionada por distintos factores:

1)      Niveles salariales. Salarios más altos, hacen que los costes de oportunidad de no trabajar por estar enfermo sean más altos.

2)      La edad. El envejecimiento se suele acompañar de una mayor necesidad de adquirir servicios sanitarios, al menos para compensar el deterioro que comporta.

3)      La educación. Suele estar relacionada con la eficiencia en la producción de salud, en el sentido de que se consigue el estado de salud deseado con menos esfuerzo. Los más educados tienden a identificar más los beneficios de mejorar su propia salud, por lo que suelen mostrar una preferencia mayor por el bien salud respecto a otros.

*¿ Es la demanda sanitaria reflejo de la conducta y elección individual?

La demanda individual resulta difícil de identificar debido a problemas de simetría en la información, cuando ésta se localiza en mayor medida entre los profesionales del sector. Esto puede explicar que no exista una demanda independiente de la oferta, de forma que los mecanismos de mercado no podrían operar.

La asimetría  tiene lugar en situaciones donde hay una relación que en economía se llama “agencia imperfecta”, término que hace referencia a que existe un conflicto entre lo que el paciente hubiera elegido si hubiera tenido la misma información que el agente sanitario, y la que elige en la práctica. En este caso, aunque el tratamiento sea efectivo, el paciente, con la información del agente, no lo habría deseado.

*Oferta de servicios como inductora de la demanda.

Tiene lugar cuando el consumidor con la información del profesional, no hubiera elegido el tratamiento, pero el profesional lo elige sin efectividad ninguna, siendo perjudicial o neutral, pero nunca beneficioso para la salud del consumidor y en función de determinada estructura retributiva, incentivos a la experimentación o comodidad. Es un tema de mala práctica profesional.

Versiones más pragmáticas de la hipótesis de la demanda inducida por la oferta son:

1)      Una cama disponible es una cama utilizada.

2)      Aumentos en la oferta de proveedores, para evitar la disminución de rentas, se compensan con aumentos inducidos en la demanda.

3)      Fijación de un nivel de renta predeterminado e inducción de actividad, sea cuales fueran las tarifas existentes hasta conseguir el objetivo.

 

 

ASIMETRÍAS EN LA INFORMACIÓN

 

La información es asimétrica cuando las dos partes de una transacción no comparten el mismo nivel de información. Situaciones:

1)      Azar moral:

a)      En la relación proveedor-asegurado. Hace referencia a la relativa poca información que posee el paciente respecto al profesional de sanidad sobre el diagnóstico, tratamiento, resultados esperables y costes del tratamiento entre distintos proveedores. El proveedor siempre tiende a explotar la diferencia informacional. De todos modos, no se debe exagerar el monopolio de la información por parte del médico, porque la existencia de una minoría informada puede ser suficiente para disciplinar el mercado, y porque la relación médico-paciente es a menudo personal y no contractual, dependiendo del conocimiento mutuo y aceptación de derechos y responsabilidades, reforzados por normas tradicionales. Así, el cumplimiento deontológico realiza una función supletoria que no hay que olvidar.

b)     Entre asegurado-aseguradora. Es muy posible que los individuos con seguro médico tiendan a abusar de los servicios asistenciales más de lo socialmente deseable. Existe un amplio rango de dolencias difícilmente verificables que están cubiertas por el seguro. La mayoría de los sistemas públicos de salud actuales, combinan un seguro prácticamente total, con una falta de incentivos de los proveedores para actuar como agentes de la aseguradora en el control y detección de fraudes. El problema de azar moral se acentúa con la intervención pública, que difícilmente podría solucionarlo mejor que el libre mercado. Éste suele contratar seguros parciales que hagan recaer parte del coste de la contingencia de la enfermedad sobre el propio asegurado.

2)      Selección adversa:

a)      Entre proveedor-asegurado. La información asimétrica se resuelve generalmente con intervenciones por parte de la Administración, que a su vez, pueden constituir barreras de entrada, con la consiguiente creación de poder de mercado: regulación sobre certificación, acreditación etc. Por todo estos, la calidad del servicio tiene relativa poca importancia en la demanda de servicio médico, pues los usuarios tienen poco conocimiento de la calidad del seguro médico que se les proporciona. Asimismo, los médicos con problemas de información asimétrica frente a abogados o profesores, han desarrollado asociaciones profesionales que impiden o limitan el flujo de la información: libertad de información sobre sus fallos, publicidd etc. Al usuario le queda el confiar en que los proveedores respeten el juramento hipocrático.

b)     Entre asegurado-aseguradora. La diferente propensión de los indivduos a  enfermar o accidentarse, hace que fuese eficiente discriminarlos por riesgos al ofrecerles un seguro. El fallo de mercado surgirá porque los individuos que esperan tener poco gasto asistencial, no querrán adquirir una póliza de seguro igual a la de un individuo de alto riesgo. En este caso, la información asimétrica favorece al asegurado, pues éste sabe más acerca de su estado de salud, de forma que cualquier persona se declarará de riesgo bajo, si sabe que con ello pagará menos. Sólo ofreciendo una única prima de riesgos promedio, llegaría a configurarse un mercado completo de seguros, aunque normalmente ineficiente. Se ha argumentado, que en poco tiempo, los análisis genéticos permitirán catalogar a los individuos en categorías de riesgo; esto acentuará la desigualdad a favor de los individuos más sanos.

La obligatoriedad de un seguro universal como solución, entra en conflicto con la eficiencia económica.

 

INTERVENCIÓN PÚBLICA EN LA PROVISIÓN DE SERVICIOS DE SALUD

 

Razones para justificar la intervención pública:

1)      Condiciones de eficiencia derivables con criterios de bienestar social:

a)      Selección adversa. Estaríamos ante un público afectado por problemas de comportamiento aprovechado ( free riding) La actuación regulatoria pública contaría con la ventaja potencial de su capacidad de ser impuestos por coacción, forzando la obligatoriedad de aseguramiento.

b)     En el caso de aseguramiento social coactivo y colectivo, surgirá el problema de la “acción oculta”, problema de información también conocido como azar o abuso moral. De nuevo se hace necesaria la búsqueda de una correspondencia adecuada entre la acción del asegurado y el grado de cobertura de riesgo.

 La solución frente a la selección adversa o información oculta, es forzar un acceso universal en el aseguramiento, independiente del estado de salud de los suscriptores de la póliza; si bien no necesariamente independiente de otros factores como la renta: obligatoriedad de pertenencia al esquema de seguro y no su gratuidad universal.

La cuestión de riesgo moral en sanidad tiene dos dimensiones diferentes: acciones de prevención insuficientes y exceso de consumo; el riesgo moral ligado a seguro sanitario, apuntaría a una participación en los costes, más que al acceso gratuito.

2)      Razones de equidad y salud como bien preferente.  Su consideración como bien de mérito, preferente o tutelar, por criterios de justicia social  o equidad. En este sentido, los argumentos a favor de la intervención pública serían:

a)      El derecho a la salud es necesario para preservar la vida y desarrollar planes vitales de los individuos.

b)     La atención a la salud es la consecuencia normal de una forma de altruismo, y de no garantizarla se produciría un atentado a la equidad y solidaridad humana.

*Razones para justificar la intervención.

1)      El paternalismo del Estado. El estado se supone a sí mismo mejor informado y juez sobre lo que conviene a los individuos que ellos mismos, lo que llevaría a prohibir el consumo de determinados bienes no aprobados por el sector público.

2)      El principio ético redistributivo. Sostiene que nadie debe tener un acceso preferente a los elementos esenciales para conservar la vida por tener más dinero y poder comprarlos, y que nadie debe sacar provecho de la venta de su propio cuerpo. Bajo este principio se justificarían intervenciones como la cobertura médica pública, y la prohibición de venta de sangre y órganos.

*Las deficiencias de la gestión pública de salud son:

1)      Cierta rigidez.

2)      Aversión al riesgo.

3)      Propensión al “status quo”.

4)      Clientalismo y arbitrariedad.

5)      Racionamiento.

 

LOS SISTEMAS DE SALUD EN LA UNIÓN EUROPEA

 

En la UE se dan 4 características comunes a la mayoría de los Estados:

1)      Financiación mayoritariamente pública del sistema de salud.

2)      Universalización de la asistencia a toda la población.

3)      Gratuidad o reducido coste de la prestación sanitaria, dependiendo de cada país.

4)      Provisión de los servicios sanitarios por el propio Estado.

 

 

*Tipos de sistemas de salud.

1)      Seguro sanitario. Los rasgos de un sistema de aseguramiento sanitario público son:

a)      La prima es comunitaria, no actuarial, no individual.

b)     La complementariedad del aseguramiento privado es intrínseca al sistema.

c)      La obligatoriedad de la afiliación puede establecerse con criterios de largo plazo, es decir, de ciclo vital, supeditando su ruptura sólo a la voluntad de las partes.

Las condiciones que deberían darse para evitar los problemas más relevantes del seguro sanitario:

1)      Seguro privado obligatorio, con póliza específica de derechos y obligaciones, obtenida a través de empresas. El Estado asegura de forma residual a los desempleados y a quienes no superen un determinado nivel de medios.

2)      Sistemas públicos cerrados, en los que el Estado otorga el monopolio de demanda y oferta a determinados centros e instituciones.

3)      Regulación pública que exige a las empresas suministrar seguro a sus trabajadores o pagar impuestos para que lo realice el Estado.

Un funcionamiento correcto del seguro sanitario requiere:

1)      Afiliación obligatoria general.

2)      El Estado debe especificar las prestaciones incluidas.

3)      Suministro de servicios con autonomía y autorregulación relativamente elevada por parte de los proveedores.

4)      Coordinación con el sector privado, teniendo éste un papel complementario.

2)      Servicio Nacional de Salud. Características fundamentales:

a)      Acceso y cobertura universal, en el sentido de que todos tienen derecho a las prestaciones.

b)     Racionamiento implícito, en forma de listas de espera, prestaciones que no se dan igual en todas partes etc.

c)      Provisión pública directamente regulada, y profesionales empleados por el Estado.

d)     El sector privado tiene un papel alternativo o residual.

3)      Sistema sanitario privado. Características principales:

a)      La población está obligada a tener un aseguramiento sanitario, generalmente por la vía del empleo.

b)     Este seguro se canaliza a través de compañías privadas de carácter lucrativo.

c)      Se favorecen criterios de disponibilidad a pagar, en el sentido de que el consumidor elige y se responsabiliza de las consecuencias de su elección.

d)     Se mantiene a favor del Estado, una regulación básica que respete la autonomía de los proveedores, y se suele subsidiar el esfuerzo en gasto de los agentes privados, vía de deducciones fiscales.

e)      La intervención pública se limita a la propia beneficencia asistencial.

Las mayores dificultades para la gestión privada estriban en cómo evitar los incentivos perversos ligados a la selección de riesgos, en el aseguramiento, y en cómo disponer de las medidas del producto que posibiliten una comparación razonable entre la producción pública y la producción privada.

 

 

 

 

DINÁMICA DEL GASTO FARMAÉUTICO

 

Año tras año, el gasto farmacéutico final excede de las previsiones presupuestarias, por lo que se recrudecen iniciativas para cuadrar las cuentas: bajadas de precios, exclusión de productos de la financiación pública etc.

Los factores responsables tienen un carácter autónomo por estar asociados al progreso económico. Por otro lado, una modificación relevante para contener el gasto farmacéutico, implicaría una drástica reducción de la dimensión actual de la protección pública.

Factores explicativos:

1)      Falta de competencia en el sector: comportamiento monopolístico por parte de las farmacias.

2)      Incremento de la Renta. Modifica el mapa de preferencias individuales y afloran demandas de satisfacción de necesidades no manifestadas antes.

3)      Envejecimiento. Simultáneamente, en España prevalecen tasas de fecundidad muy bajas.

4)      Universalidad. La prestación farmacéutica está garantizada casi para el 100% de la población española.

5)      Cobertura de prestaciones. Las medidas de exclusión de la Seguridad Social de determinadas especialidades farmacéuticas, sólo sirven para cuadrar las cuentas en el ejercicio que se implanta. El compromiso de no crear lagunas terapéuticas en el SNS se traduce en una desviación de las prescripciones hacia medicamentos alternativos financiables públicamente, a veces de mayor precio que los excluidos.

 

 

 

6)      Gratuidad. Constituye un factor acelerador del gasto público farmacéutico de primer orden. La resistencia de las sucesivas administraciones a actuar en este terreno, contrasta con la situación en el resto de países europeos, hasta el punto de que la participación de los pacientes en la financiación de los medicamentos en el ámbito de los SNS, es la menor de Europa.

7)      Accesibilidad. La asistencia primaria ofrece la mayor accesibilidad (excluidas las urgencias hospitalarias), y además, en un elevado porcentaje, están supliendo las demoras de la atención especializada. El medicamento es casi siempre, la terapia de primera elección para los médicos generalistas (menor acceso a pruebas diagnósticas, a atención especializada etc.)

8)      Avances científicos e innovación farmacéutica. Los costes de investigación y desarrollo de nuevos medicamentos son cada vez más elevados, y su incorporación a precios finales, se traducen en incrementos superiores al nivel general de precios de la economía.

ESTRATEGIAS DE FINANCIACIÓN DE LOS SERVICIOS DE SALUD: EL COPAGO.

Porcentaje o cantidad fija por servicio con techo anual de desembolso, que compensará la pérdida de utilidad derivada de un menor aseguramiento, con las ganancias derivadas de un menor consumo excesivo en sentido económico.

El copago debe analizarse como:

1)      Instrumento de financiación que incide en la equidad. Hay que considerarlo como una alternativa a un aumento de la presión fiscal general, a los impuestos finalistas, y a las primas de seguros complementarios o sustitutivos.

Dada la dificultad de aumentar la presión fiscal y las rigideces de las distintas partidas del gasto público, el copago se está considerando como posibilidad para hacer frente a la financiación sanitaria. En muchas ocasiones las alternativas al copago son el racionamiento indiscriminado por espera, o la cobertura universal pero de acceso limitado genéricamente en prestaciones.

El copago exigiría estudios detallados en el contexto de los gastos fiscales en el IRPF y a la exención de determinados colectivos. También habría que tener en cuenta, que España, en la actualidad, las clases medias y bajas hacen prácticamente el mismo uso de los servicios sanitarios públicos.

2)      Por su efecto en la mejora de la eficiencia:

a)      Reduce la pérdida de bienestar social derivada de la efectividad subjetiva.

b)     Puede introducir conciencia de coste y propiciar el comportamiento eficiente como consumidor.

c)      Cuando recae en los servicios específicos de efectividad nula o dudosa, cuya utilización dependa de un usuario sensible al precio, el impacto es favorable.

MODELOS SANITARIOS

Según la OMS un modelo es un complejo de elementos interrelacionados, que contribuyen a la salud en los hogares, trabajo, lugares públicos y comunidades, así como en el medio ambiente físico y psicosocial, y en el sector salud y otros afines.

*Tipos de organización y sistemas sanitarios.

Teniendo en cuenta que no existen modelos sanitarios puros, pueden citarse los siguientes modelos matrices:

Modelo liberal.

Es resultado de la teoría política del liberalismo, cuyos objetivos primordiales son la preservación del individuo y la consecución de la felicidad individual. El liberal considera que la naturaleza humana es esencialmente racional, y por ello tiene preferencia por un gobierno participativo legitimado por la voluntad del pueblo, donde cada persona pueda procurar la satisfacción de sus propios intereses.

El bien común o el interés público no tienen cabida en la concepción de la teoría liberal, que maximiza los intereses individuales.

El liberalismo evolucionó junto al capitalismo, sistema económico que se ha desarrollado sobre la base de grandes desigualdades de riqueza. En un intento de conciliar estas desigualdades, se igualó al individuo de manera formal, bajo la ficción de que todas las personas inician su vida en las mismas condiciones, lo que estimula l competencia.

Características definitorias de la prestación sanitaria:

1)      Libertad de elección. La libertad de contratación es clave en el marco del Estado Liberal.

2)      Libertad terapéutica. Absoluta libertad del criterio médico a la hora de afrontar la consecución de su objetivo: la curación.

3)      Secreto profesional. Establecido en el contrato, y de mayor responsabilidad de cumplimiento por parte del médico.

4)      Libre fijación de honorarios. El único requisito solicitado por el Derecho, es que las disposiciones surjan de la autonomía de la voluntad de las partes.

Consecuencias:

1)      Gasto público mínimo.

2)      Dotación raquítica de la Asistencia Pública Sanitaria, concebida como un servicio de beneficencia para quienes no posean absolutamente nada para costearse sus gastos sanitarios.

3)      El mercado es el principal factor que regula la oferta/demanda de servicios.

4)      La financiación es mayoritariamente privada (Seguro privado o pago por servicio)

5)      La provisión de servicios recae mayormente en el sector privado.

6)      Modesta función en regulación y planificación del sector público.

Modelo socializado.

La pobreza es el primer rasgo distintivo del “socialismo”, considerada como un producto de la injusticia social. La igualdad no sólo es formal como en el liberalismo, sino que es una igualdad completa: igualdad de tratamiento con igualdad de oportunidades para todos los individuos del mundo.

Desde esta ideología, se considera que el estado debe asumir la responsabilidad de procurar un sistema sanitario con “cobertura universal” como medio de distribuir la riqueza y alcanzar la equidad.

Frente a la individualidad del liberalismo, plantea una interdependencia humana en la que los individuos se subordinan a la sociedad, bajo la concepción de que el hombre es un ser social, que encuentra satisfacción en el trabajo, y por ello la cooperación es la base de la organización social. Dicha subordinación no implica una pérdida de libertad puesto que ésta se concibe como la capacidad para desarrollar el potencial de cada uno, por medio del trabajo.

Los principios básicos del sistema son:

1)      Universalidad subjetiva. Se refiere a la extensión que se produce a toda la población de la asistencia sanitaria. La Administración busca que la cobertura alcance a todos los sujetos que forman el Estado.

2)      Unidad de gestión. Necesidad de agrupar todos los servicios asistenciales públicos, en el marco de un único organismo estatal, para hacer más efectiva la actuación pública y coordinar mejor las políticas estatales en materia de salud.

3)      Solidaridad financiera. Cada ciudadano, en función de sus capacidades, debe aportar una cantidad para el costeamiento de los servicios sanitarios.

Conclusiones:

1)      La iniciativa descansa en el estado, bajo un esquema rígido y monolítico.

2)      Financiación exclusiva del Estado.

3)      Provisión de servicios recae en el Estado; el sector privado no tiene prácticamente implantación.

Modelo mixto

En Europa Occidental y en la mayor parte de los países de la OCDE, éste ha sido el modelo adoptado por sanidad. Estos países han mantenido un modelo de producción capitalista, pero han incorporado en parte un modelo de distribución socialista, donde un % de la riqueza nacional se gestiona desde los poderes públicos (se socializa), y a través de ese gasto público se realizan políticas sociales como la sanidad.

Con relación a la prestación de servicios, el nivel considerado como idóneo o equitativo, varía principalmente en función de la ideología dominante, aún cuando existan limitantes económicos, puesto que ella condiciona el establecimiento de las prioridades en la distribución de los recursos en los distintos sectores, y el propio concepto de equidad oscilará entre los "mínimos de decencia" para los liberales radicales y los "máximos de igual tratamiento por igual necesidad" para los socialistas, de tal modo que los objetivos de la política sanitaria serán muy diferentes.

En general, en los modelos mixtos:

1) El principal valor es reconocer el derecho a la protección de la salud y garantizar el acceso a servicios sanitarios públicos.

2) La financiación es mayoritariamente pública, vía impuestos, tasas locales, o Presupuestos Generales del Estado.

3)La provisión de servicios recae en su mayor parte al sector público, pero puede coexistir un sector privado complementario.

Los modelos mixtos, recogerían, en general, las virtudes del liberal y del socializado Algunos ejemplos:

1)      Modelo soviético. Polo estatalista.

2)      Modelo norteamericano. Polo liberal.

3)      Modelo británico. Sistema Nacional de Salud (1947)

MACROECONOMÍA SANITARIA

Producto nacional bruto (PNB)

Valor total a precios de mercado, del flujo de bienes y servicios finales producidos en 1 año por los factores propiedad de un país.

El producto nacional neto (PNN), sería la diferencia entre el PNB y la depreciación o amortización del capital.

Cuando se pretende valorar el producto nacional, se pueden utilizar dos vías:

1) Precios de mercado. Multiplicar las cantidades producidas por sus precios de venta.

2) Coste de los factores. Considerar lo que ha costado fabricar el producto, incluyendo el beneficio empresarial.

El PNN al "coste de los factores" coincide con la Renta Nacional: lo que cuesta el producto que se distribuye entre los factores, en forma de renta.

Producto interior bruto.

Producción final en 1 año, dentro de un país.

La diferencia entre PNB y PIB reside en que en el producto interior se valora toda la producción de bienes y servicios finales realizados en el interior de un país. En el producto nacional se incluye la producción llevada a cabo por los residentes habituales del país. Esto significa que la parte del valor de la producción obtenida en otro país por un residente del nuestro, forma parte del PNB, pro no del PIB.

 

 

 

Inflación.

Proceso de incremento anual sostenido en el nivel general de precios de una economía, que se manifiesta en una pérdida del poder adquisitivo dl dinero, y por lo tanto, de los consumidores. Causas:

1) Inflación de costes. Variaciones de los costes salariales u otros.

2) Inflación de demanda. Demandas superiores a la oferta disponible.

Renta per cápita.

Renta nacional a la que se restan los beneficios no distribuidos por las empresas, y los impuestos sobre esos beneficios, pues ninguno de los dos llega a las personas. Hay que añadir las transferencias que en forma de pensiones, subsidios de desempleo etc., perciben los sujetos.

Renta disponible.

La RD, es la renta efectiva de que dispone un individuo al año para su ahorro o consumo.

Bienestar económico neto.

El BEN tiene en cuenta una serie de variables en relación, por ejemplo, con el bienestar de sus trabajadores. Un mismo PNB con menos horas de jornada laboral, daría un BEM más alto.

ADECUACIÓN OFERTA-DEMANDA.

Para valorarla:

1) % de pacientes atendidos en medicina general, con historia clínica completa.

2) Minutos por consulta en medicina general.

3) Paciente por consulta.

4) Número de pacientes en lista de espera.

5)% de ingresos urgentes sobre el total de ingresos.

 

CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL HOSPITAL

 Necesidad. La unidad de medida es la cama hospitalaria, que por sí misma, no define la actividad pero la condiciona, ya que el número de enfermos que pueden ingresar en un hospital, influye en el resto de su actividad.

El número de camas es directamente proporcional al de enfermos ingresados, y al de días que permanezcan ingresados, e inversamente proporcional a la ocupación y al tiempo considerado.

Los ingresos hospitalarios referidos a 1000 habitantes y un año, se denomina frecuentación hospitalaria, y está condicionada por:

1) Disponibilidad de servicios.

2) Edad y cultura de la población.

3) Organización de la asistencia primaria.

4) Proximidad al hospital.

5) Morbilidad.

6) Hospitales privados.

7) Sistema de pago.

8) Hospitales universitarios.

9) Funcionamiento de los servicios centrales.

10) Provisión de médicos.

11) Vivienda y compañía familiar.

12) Organización interna.

 Equidad. Indicador de justicia en las políticas de salud, para intentar conseguir más igualdad en el reparto de recursos y contribuir a evitar las desigualdades en salud.

Cuando a la misma necesidad se ofrece similar recurso, se está cumpliendo la obligación de equidad.

Por medio del índice de ocupación, estancia media y rendimiento, conseguimos la “equidad funcional", y deducimos la utilización correcta del hospital, que a su vez condiciona la equidad física.

 Eficacia. Hace referencia al efecto de una acción llevada a cabo en condiciones óptimas o experimentales. Es el grado en que una determinada intervención puede originar un resultado sanitariamente deseable en condiciones ideales. Pueden distinguirse 2 tipos:

1) Eficacia en la actividad. Obtención en condiciones ideales, óptimas o experimentales, de los productos intermedios establecidos, con independencia de  recursos utilizados.

2) Eficacia en la producción. Obtención en condiciones ideales, de los resultados finales esperados, con independencia de los recursos empleados.

La eficacia mide la capacidad de las instituciones para dar servicio en condiciones ordinarias. Para la hospitalización, la eficacia es directamente proporcional al número de camas, ocupación y periodo de tiempo considerado, e inversamente proporcional a la estancia media.

La eficacia es lo que se puede conseguir en condiciones ordinarias, y se planifica y programa. Los resultados, que son la efectividad, se comprueban.

Eficiencia.  Relación entre objetivos marcados y recursos utilizados. Los recursos consumidos necesitan costes, por lo que la eficiencia óptima se logra obteniendo la máxima efectividad al mínimo coste.

La política de personal es la clave del éxito o fracaso de un hospital y condiciona su eficiencia, por lo que todo esfuerzo por mantenerlo motivado, se recupera en actividad y calidad.

Calidad. Satisfacción de las necesidades y aspiraciones de los enfermos, tanto reales como percibidas, con el menor consumo de recursos. Tiene dos componentes:

1)      Científico. Consiste en diagnosticar y aplicar la terapéutica correctamente (medicina basada en la evidencia)

2)      Calidad percibida o satisfacción del cliente. Sensación del enfermo y sus familiares, de ser tratados con interés, deferencia y educación.

PRODUCTO SANITARIO.

Actividades o procesos que realizan los profesionales o las instituciones sanitarias. Son productos que pretenden satisfacer las necesidades de cuidado y atención de los pacientes. Por estas actividades, los pacientes están dispuestos a pagar un precio, honorario, póliza o impuestos. Son actividades complejas que pretenden resolver problemas concretos:

1)      Alterar el curso natural de las enfermedades.

2)      Diagnosticar.

3)      Prevenir.

4)      Prescribir

5)      Aplicar tratamientos, para conseguir la curación o rehabilitación de la función perdida.

El producto sanitario no es la salud, sino las actividades que intentan evitar la enfermedad o mejorar la salud.

En general se espera que el producto sanitario puede contribuir a mejorar la salud, pero esto no siempre es posible, lo cual no indica que no se haya hecho un buen servicio médico y con calidad: soportará unos costes, pero no mejorará la salud. Esta distinción está reconocida por la jurisprudencia.

Un producto sanitario tiene dos aspectos:

1)      Atención sanitaria.

-         Aspectos profesionales.

-         Instalaciones.

-         Procedimientos.

2)      Aspectos complementarios:

-         Accesibilidad.

-         Entorno.

-         Información institucional.

MEDIDA DEL PRODUCTO SANITARIO. CASE MIX

Clasificación de los productos sanitarios.

1)      Según su contenido:

-         Producto sanitario básico: prevenir, repara aliviar etc.

-         Producto sanitario colateral: información sanitaria, investigación, formación etc.

2)      Según su complejidad:

-         Producto sanitario simple: toma de tensión, cura de escara etc.

-         Producto sanitario complejo: urgencia hospitalaria, asistencia completa etc.

Sistemas de clasificación del paciente, características:

1)      Existencia de un conjunto mínimo básico de datos (CMBD)

2)      Agrupación de patologías según clasificaciones médicas aceptadas

3)      Homogeneidad de los grupos respecto a las variables elegidas.

4)      Características específicas de cada paciente.

Case-Mix.

Combinación de proporciones de grupos de pacientes particulares clasificados por enfermedad, métodos de pago etc., que se dan en una organización sanitaria, en un modelo dado, y en la que dichos grupos comparten una o más características.

Se basa en la medida del producto sanitario, sin abandonar la gestión por servicios o departamentos.

Es la gestión del centro, en función de la diversidad de pacientes o mezclas de casos.

En nuestro país, entre los sistemas de medida del case-mix, el más utilizado es el basado en la CIE, que se compone de 3 tipos:

1)      Disease Staging (DS). Estadios evolutivos de la enfermedad, que responde a la agrupación de pacientes según su gravedad.

2)      Patient Management Categories (PMC). Categorías de gestión de pacientes. Las PMC identifican el producto, con lo que le ocurre al paciente desde que ingresa hasta el alta.

3)      Diagnostic Related Groups (GRD). Definen 3 tipos de casos:

-         Diagnóstico mayor, según diagnóstico principal.

-         Procedimientos quirúrgicos o no.

-         Procedimiento quirúrgico clasificado según intensidad de consumo de recursos.

-         Procedimiento no quirúrgico (médico), subclasificado según diagnóstico principal.

-         Edad, morbilidad y complicaciones.

La información precisa para clasificar a un paciente, se basa en:

1)      Edad.

2)      Sexo.

3)      Diagnóstico principal.

4)      Diagnóstico secundario.

5)      Procedimientos quirúrgicos y médicos.

6)      Circunstancia del alta.

PRODUCTO ENFERMERO

La unidad de enfermería se puede definir como una unidad funcional que proporciona valor al producto final hospitalario, mediante un producto intermedio que es el producto enfermero.

Dentro del proceso asistencial:

1)      Área médica:

-         Diagnóstico.

-         Tratamiento.

3)      Área de enfermería.

-         Valoración.

-         Cuidados

La enfermería participa en la identificación de diversos productos intermedios a través de las distintas actividades que constituyen la práctica enfermera:

1)      Actividades de soporte. Destinadas a dotar la estructura organizativa que facilite la labor asistencial y la coordinación del hospital.

2)      Actividades derivadas. Las que se ejercitan a partir de instrucciones de otros profesionales, sobre todo el médico.

3)      Actividades autónomas. Incluidas en el campo del diagnóstico y tratamiento de enfermería. A través de este tipo de actividades, se puede construir el producto enfermero más específico y definir sus características.

Componentes del proceso:

1)      Análisis clínico.

2)      Prescripción médica.

3)      Intervención quirúrgica.

4)      Estancia en días.

5)      Exploración complementaria.

6)      Cuidados de enfermería.

7)      Medicación prescrita.

ANÁLISIS COSTE-EFECTIVIDAD

Pretende evaluar el resultado producido por un servicio sanitario.

Evaluando los aspectos epidemiológicos, se relacionan con los costes empleados para alcanzarlos.

ANÁLISIS COSTE-UTILIDAD

Evaluación de resultados obtenidos en parámetros de calidad: años de vida alcanzados por ejemplo.

Se relacionan con los costes empleados para alcanzar dichos resultados.

En algunos casos pueden ser aplicados criterios economicistas, sin tener en cuenta la equidad en la asignación de recursos.

ANÁLISIS COSTE-BENEFICIO

Valora la relación entre los objetivos de una intervención sanitaria o programa de salud, y los recursos que se emplean. Datos:

1)      Del propio mercado.

2)      Encuestas individuales.

3)      Juicios políticos, gestores y expertos.

Se debe conjugar la parte social y la financiera.

EFECTIVIDAD DE LOS SERVICIOS DE SALUD

Efectividad marginal.  El concepto marginal es utilizado en economía para significar “adicional”. Así, la productividad marginal de un determinado servicio de salud, es el resultado adicional cuando se emplea una unidad adicional de recursos de salud.

Experimento de Randl. Señala que la contribución marginal sólo es positiva para los segmentos de población de renta más baja. Estudios recientes establecen una cifra de 70.000 dólares por año de vida ganado, tras IAM.

Coste de oportunidad. Se refiere a la opción que debe ser abandonada para obtener otra cosa. Cuando se lleva a cabo cualquier intervención que requiera el empleo de recursos, como construir un hospital, deben tenerse en cuenta las cosas que se podrían hacer con dichos recursos, y que se dejan de hacer por haberlas canalizado hacia la construcción del hospital.

 

 Volver a licenciado        Volvera profe        Volver a portada