EL CUENTACUENTOS: PLAN ESTRATÉGICO

 

 

    Erase una vez..... un señor que tenía arrendadas unas tierras a cuatro
labradores y cuatro ganaderos, con la producción que se obtenía del
arrendamiento, se alimentaba básicamente a la población que vivía alrededor
del castillo. De los cuatro labradores, dos eran buenos trabajadores y
producían con grandes sacrificios más de dos tercios de la cosecha, los
otros dos solían holgazanear, no araban bien los campos ni retiraban la mala
hierba y producían menos de un tercio del total. Con los ganaderos ocurría
casi igual, pero además, los dos que no cuidaban sus reses gastaban tres
veces más grano en alimentarlas que los otros, sin embargo a pesar de
emplear mas comida, el ganado de los holgazanes estaba delgado y
literalmente era comido por las moscas, pues su alimento era vendido a
terceros.
    La producción de ganado y grano era suficiente para mantener a la
población, pero esta aumentaba y tarde o temprano necesitarían más cantidad
de alimento. Avisado el señor de esta circunstancia, este encargó a sus
asesores un plan estratégico para aumentar la producción y la calidad de
grano y reses.
- Se generalizó el empleo de las mejores técnicas y aperos para el cultivo y
pastoreo.
- Se gastaron grandes cantidades de recursos en la formación de labradores y
ganaderos.
- Se incentivó el aumento de la jornada de trabajo apurando las horas de
sol.
- Se estableció una escala de premios según el aumento de la producción.

    En un tiempo, los dos labradores y dos ganaderos "buenos trabajadores",
con esfuerzos cercanos al límite, lograron producir una cuarta parte más y
de mejor calidad que antes. Los labradores y ganaderos holgazanes, con poco
esfuerzo y sin abandonar sus trapicheos, duplicaron los resultados. Los
últimos fueron premiados con cuatro veces la cantidad de los primeros y todo
el mundo se felicitó por el aumento de alimento.


    Al año siguiente, de los cuatro "buenos trabajadores", dos se pusieron
muy enfermos, uno se fue a buscar mejores condiciones de trabajo en otras
tierras y el cuarto comenzó a imitar a los malos trabajadores que vivían
mucho mejor con menos esfuerzo. Los holgazanes, por falta de mantenimiento,
abandonaron los nuevos aperos ya inservibles y aumentaron sus trapicheos. La
producción bajo a la mitad que antes de la reforma, la población moría de
hambre y poco a poco fue emigrando o mal viviendo, el pueblo y el castillo
dejaron de existir.

    Básicamente, todos los planes estratégicos, de calidad, de formación,
etc., son buenos, pero cuidado de estudiar bien el entorno en el que se
aplican.

 

Volver a cuentacuentos        Volver a portada