George Bush infiltra a un agente en el Vaticano, para responder al Papa tras sus declaraciones en contra de su intervención bélica en Irak

 

 

 

Volver a casos        Volver a portada