CARTAS A LISTAS: TRASTOS A LA CABEZA

 

 

 

Hola a tod@s:


    Soy de la opinión de que cualquier actividad de formación puede aportar
algo positivo, incluso esos vergonzantes y distantes cursos donde se cambian
puntos por pesetas, tienen su misión en la situación actual de la Enfermería
que todos sin excepción hemos ayudado a crear, unos por necesidad, algunos
por afán de lucro, otros por captar afiliados y los más por pura desidia.

    Preparándome para un examen de ética que tendremos la próxima semana
justo antes de abrir el correo, leía una frase de Emmanuel Levinas que
resume el objeto de la existencia humana "cada ser humano existe en la
medida que otro lo necesita". Reflexionando sobre ella, que podía ser
perfectamente el estandarte de la profesión enfermera, leo el mensaje de
Mercedes y se me ocurren varias cosas que me gustaría compartir con
vosotros:

    - Si los docentes nos preocupáramos más por los alumnos y menos por
defender nuestras posturas y nuestro estatus de privilegiados, otro gallo
nos cantaría.

    - Si los gestores, aun pensando en los recursos que es nuestro deber,
dejáramos de jugar tanto con el ábaco y miráramos más hacia el otro (el
usuario), estos estarían más contentos y desprofesionalizariamos menos a la
Enfermería (ejemplo: contratos de 4 horas con epígrafe "chacha para todo").

    - Si las asociaciones se unieran más a menudo para conseguir objetivos
comunes, como lo han hecho con el tema de la definición de Enfermería,
abandonando afanes de protagonismo.

    - Si los colegios profesionales fuéramos más colegio de la profesión y
menos profesionales del colegio.

    - Si los enfermeros asistenciales, asistiéramos más y mejor a los demás,
en vez de pensar tanto en asistirnos a nosotros mismos.

    - Si fuéramos más enfermeros en política, los que lucháramos en el
parlamento por una visión integral de servicio al otro.

    - Si las revistas, que son el reflejo de una profesión, reflejaran como
somos capaces de ayudar al otro de forma excelente.

    - Si los sindicatos tuviéramos claro que no podemos estar al lado del
profesional negligente por muy afiliado que sea, ni de la mala formación, ni
del gestor que baila como títere a nuestro son.

    Si, si, si, si consiguiéramos todo esto estaríamos mucho mejor, pero
cuando lo consigamos espero que busquemos otra excusa para tirarnos los
trastos a la cabeza, así siempre estaremos en movimiento.

        * Julio, has sido capaz de decir todo esto sin esconderte detrás
mía, con lo que me hubiera gustado responder a este mensaje antes de que lo
hiciera algún termómetro, jeringa o estirado palo de gotero inglés.

    Esfigmomanómetro, entiéndeme, no sabía como encajarte para que
contestaras a temas tan dispares.

        * Y yo que creía que estabas de carnaval con tus amiguitos del coro,
y resulta que hasta estudias.

    Si se busca hay tiempo para todo.

 

 

Volver a portada         Volver a cartas