LA CRISIS Y LOS SALARIOS

EN LOS INICIOS DE 2013

 

 

Ayer mismo un buen amigo, se hacía eco de una denuncia sobre un sueldo después de 25 años de trabajo a 8 horas diarias, que no llegaba a los 900 euros. Del mensaje y la copia de la nómina, colgaban varias contestaciones de lo más variopintas, entre ellas captaron especialmente mi atención algunas que hacían referencia a que se podía dar con un canto en los dientes, o que ellos llevaban buscando años un trabajo parecido aunque les pagaran menos.
 

En épocas de vacas gordas, al finalizar sus estudios de Enfermería uno de los alumnos más brillantes que he conocido, cuando se despedía me comentó que por el momento no trabajaría de Enfermero, seguiría estudiando y trabajando de albañil ganando más de 3000 euros al mes, ya lo haría en unos años, porque creía que lo que ocurría en la construcción no podía durar mucho.

 

En el sistema que nos hemos dado (capitalismo), cada cual gana teóricamente según su grado de responsabilidad y especialidad, pero suele olvidarse una circunstancia que se encuentra por encima de estas, la oferta y la demanda. De esta forma un superespecialista enormemente preparado, puede llevar años en el paro o ejerciendo de "loquesea" por un sueldo mísero al no demandarse su profesión. Además en tiempos como los que corren, este problema se multiplica enormemente al aumentar el paro en todos los ámbitos laborales.

 

Pienso que uno de los objetivos de los poderes económicos en la crisis actual, es precisamente explotar esta circunstancia, ellos tienen que ganar mucho más, así que sean cuales sean tus capacidades o las horas que estes dispuesto a dedicar al trabajo, debes ganar menos si quieres trabajar. Si por 900 estamos dispuestos muchos a darnos con un canto en los dientes, habrá bastantes que lo hagan por 600, algunos también por 400, si el paro dura mucho más por 200, y si en la familia no entra ni sueldo, ni pensión, por 100 o por una escudilla de arroz como algunos niños asiáticos que hacen sillas para IKEA.

 

Entiendo que lo importante sea encontrar trabajo, entiendo que los que no lo tienen miren a los que todavía lo conservan considerándolos privilegiados, pero como jode ver en el callejón sin salida en el que nos están metiendo.


 

Julio de la Torre Fernández-Trujillo

 

 

Volver a Cartas        Volver a portada