TRABAJO DE RECENSIÓN DEL TEXTO: ENTRE LO UNO Y LO OTRO: EL PERIODO LIMINAR EN LOS RITOS DEL PASSAGE: VICTOR TURNER

 

 

1.  CONTEXTUALIZACIÓN DEL AUTOR

 

Victor Turner ha enseñado en el Instituto Rhodes-Livingstone, ha sido senior Lecturer en la Universidad de Manchester, catedrático de Antropología en la Universidad de Cornell, catedrático de Antropología y de Sociología en la Universidad de Chicago, y finalmente ha regentado la cátedra William R.Keenan, Jr. en la Universidad de Virginia, en el campus de Charlottesville. Fue discípulo del gran maestro británico de antropólogos, antropólogo él mismo, Edward Evans-Pritchard. Realizó estudios de campo en Zambia y en México.

 

Sus obras fundamentales son: Schism and Continuity, Manchester 1957. The Forest of Symbols, Ithaca, Nueva York 1967 (Traducción castellana: La selva de los símbolos), Siglo XXI, Madrid 1980. The Drums of Affliction, Oxford 1968. The Ritual Process, Ithaca, Nueva York, 1969. (Traducción castellana: El proceso ritual) Taurus, Madrid 1988. Dramas, Fields and Metaphors, Ithaca, Nueva York 1974. Image and Pilgrimage in Christian Culture (con Edith Turner), Nueva York 1977. From Ritual to Theater, Nueva York 1982. On the Edge of the Bush, Phoenix, Arizona 1985. The Anthropology of Performance, Nueva York 1987.

 

Turner es una parte integral de la antropología británica y, sólo al final de su vida, de la antropología norteamericana.

 

Mary Douglas escribió una esquela necrológica de Turner en la que señalaba que su trabajo se centraba en las siguientes ideas:

o       Significados rituales con códigos de significado social

o       Tales códigos tienen una influencia inmensa en la mente.

o       Lo que se puede llamar "drama social", es decir, modelos repetitivos de actividades

o       Lo que llamó liminaridad, que es la forma en que mucha gente sobrepasa las limitaciones que establecen sus sociedades.

 

En su estudio del simbolismo, Turner parte de la idea la “unidad psíquica”, es decir, que no existen distintas estructuras cognitivas, sino de una misma estructura cognitiva en toda la humanidad que articula experiencias personales diversas.

 

Para él la religión es una expresión social, una clave decisiva para comprender cómo la gente piensa y siente las relaciones sociales, así como sobre el entorno natural y social en el que éstas actúan. Y dentro de ella, son los rituales los que mejor expresan los valores y la estructura social.

 

Turner entiende que un rito es “una conducta formal prescrita en ocasiones no dominadas por la rutina tecnológica, y relacionada con la creencia en fuerzas o seres místicos”. Partiendo de la concepción del ritual como un sistema total de símbolos, aporta el concepto de símbolo ritual, definido como “la unidad más pequeña del ritual que todavía conserva las propiedades específicas de la conducta ritual”, es la unidad de acción más pequeña que posee todas las propiedades del proceso ritual.

   

2. IDEAS PRINCIPALES DEL TEXTO

Nos señala que los Ritos de Passage  o de paso, se pueden encontrar en cualquier sociedad, aunque alcanzan su máxima expresión en las sociedades de carácter estable.

Estos ritos establecen transiciones entre estados distintos, refiriéndose a estado como una situación estable y fija.

Existen ritos que acompañan al hombre durante su vida (nacimiento, pubertad, matrimonio, muerte, serían los más importantes). Lloyd Warner

Para Gennep los ritos de paso incluyen tres fases, separación que es una conducta simbólica que significa la separación de la persona o grupo de su anterior situación dentro de la estructura social, el estado liminar o margen se refiere al estado del sujeto del rito donde no tiene ningún atributo del estado pasado ni del venidero, y la fase de agregación donde el paso ya se ha consumado.

Según el autor, los ritos de iniciación son los que mejor ejemplifican la transición ya que incluyen fases liminares y marginales amplias y bien marcadas.

Señala la diferencia entre ceremonia y ritual indicando que la primera es confirmatoria y el segundo transformatorio.

 

Persona liminar o ser transicional: es aquel que cambia de estado, se halla definido por un nombre y un conjunto de símbolos. El simbolismo que los rodea se suele modelar a imagen y semejanza de los procesos biológicos humanos. Los atributos de la persona liminar son necesariamente ambiguos, estas personas se resbalan a través de la red de clasificaciones que normalmente localizan estados y posiciones en el espacio cultural. Las entidades de liminar no están aquí ni allí; la invisibilidad estructural de las personas liminares tiene un doble carácter: ya no están clasificados, y, al mismo tiempo todavía no están clasificados ,es decir, están estructuralmente muertos, se han disuelto, el neófito se encuentra en otro lugar, tiene realidad física pero no social, no tienen nada, ni estatus, propiedades, etc; sus atributos, ambiguos e indeterminados, son expresados por una rica variedad de símbolos; suelen representarse simbólicamente como asexuados o bisexuados. El rasgo principal de estas simbolizaciones es que los neófitos no están ni vivos ni muertos, por un lado, y a la vez están vivos y muertos por otro.

La conducta de la persona liminar es normalmente pasiva o humilde, ellos deben obedecer a sus instructores. La relación del neófito con los ancianos está caracterizada por la más completa obediencia y sumisión.

La relación entre neófitos esta presidida por la más plena igualdad y camaradería ya que se les deja plena libertad para desarrollar sus relaciones interpersonales y el énfasis entre los neófitos está puesto en aquellos valores que representan el bien común.  

Lo que es realmente interesante es la mezcla que ofrecen de bajeza y santidad, de homogeneidad y camaradería.

Liminaridad implica que el alto no podrá ser alto a menos que sea bajo; y quien es alto debe experimentar lo que es ser bajo.

 Por esto, el neófito será triturado y moldeado de nuevo, dotándolo de nuevos poderes con los que enfrentar  su nueva situación:

 

·        El conocimiento de lo arcano, la gnosis obtenida durante el periodo liminar, cambia la naturaleza del neófito, preparándole para las características de su nuevo estado; es un cambio ontológico y no una simple adquisición de conocimientos.

 

·        El punto vital de la comunicación a la persona liminar es la comunicación de los sacra, núcleo fundamental de la cuestión liminar. Éstos se pueden comunicar por:

o            Exhibiciones, lo que se muestra, que incluyen instrumentos evocatorios o artículos sagrados.

o            Instrucciones, lo que se dice, que incluye revelación de los nombres reales, pero secretos para los profanos, deidades y espíritus que se cree presiden los ritos, se les enseña tambiénm las líneas fundamentales de la teogonía, cosmogonía y la historia mítica de las sociedades y cultos respectivos. Se dá gran importancia a guardar el secreto sobre la naturaleza de los sacra, las fórmulas recitadas y las instrucciones que se dan acerca de ellos.

o            Acciones, lo que se hace.

 

·        Estas tres formas de comunicar de los sacras, suelen estar conectadas unas con otras.

 

·        Hay que señalar tres problemas que afectan a la comunicación de los sacras:

o            Desproporción en determinados rasgos culturales y naturales que se representan o muy grandes o muy pequeños en relación a otros rasgos. Si su tamaño es normal, se decoran con colores inusuales. Esto se hace porque el rasgo exagerado en exceso se convierte en objeto de reflexión; lo que se representa no es un símbolo unívoco, sino multívoco.

o            Monstruosidad, que no pretende aterrorizar a los neófitos sino a desconcertarlos para doblegarlos. Enseña a los neófitos a distinguir claramente a los distintos factores de la realidad según su cultura.

o            Misterio, ciertos principìos que solo son accesibles al neófito.

Una vez pasado el rito del pasaje el antiguo neófito está preparado para asumir el nuevo estado y status

 

3. VALORACIÓN CRÍTICA

Victor Turner fue un antropólogo cuyo pensamiento ha influido de forma importante sobre los rituales.

Su trabajo de campo sobre los ndembu (La selva de los símbolos) es un clásico. Esta experiencia le dio la clase de foco de pensamiento que daría lugar a un fértil pensamiento antropológico. A su vez, lo que hizo con estas ideas le dio el núcleo fundamental para la antropología simbólica.

En La selva de los símbolos Turner propone la siguiente clasificación de los símbolos rituales en dos grandes grupos:

1.       Símbolos dominantes o elementos estructurantes, son aquellos que tienden a ser fines en sí mismos, con un alto grado de consistencia y constancia a través del sistema simbólico total.

2.     Símbolos instrumentales o elementos variables, son aquellos que se usan como medios implícitos o explícitos en cada ritual.

 

Siguiendo a Gluckman, Turner opina que los ritos expresan situaciones de conflicto, y junto a Durkheim mantiene que la función del ritual es la cohesión social: uno de los fines del ritual es lograr que los individuos acepten su destino en la vida, es decir, que asuman los papeles que la sociedad les asigna, al mismo tiempo que el ritual adapta y readapta periódicamente a los individuos a las condiciones básicas y a los valores incontrovertibles de la vida social.

Una de las mayores aportaciones de Turner a la teoría sobre el proceso ritual se refiere a la fase liminal de los ritos de paso. A la hora de establecer la estructura formal del ritual parte del análisis procesual formal de los ritos de paso siguiendo a Arnold van Gennep, quien establece las tres fases de dichos rituales: a) la fase preliminal o de separación del individuo de uno de sus status sociales previos; b) el limen o la fase del umbral; c) La fase posliminal o de reagrupación del individuo al nuevo status.

Pero es la fase liminal a la que Turner dedica su atención, basando su estudio en los ritos de iniciación ndembu, en los que este periodo está bien definido. La “liminalidad”, el segundo paso, es un estado experimentado por el individuo durante un rito de paso., es la condición de no ser miembro completo de ningún status: ya no se es lo que era antes pero tampoco ha alcanzado el nuevo status. Durante la fase liminal el individuo se encuentra separado de su status anterior, pero no es una parte completa del siguiente. La liminalidad desarrolla, según Turner, la “communitas”.

Características de la liminalidad son:

1)      Estar entre-medio: la liminalidad se refiere a la condición de estar fuera de los acuerdos estructurales de un sistema social dado permanentemente y por atribución.

2)    El individuo liminal se mueve hacia un status superior y, el hecho de que no tengan status temporalmente, es un ritual que viene dictado por los requisitos culturales.

3)    El individuo liminal está en una posición de inferioridad estructural.

 

Al estudiar la liminalidad, Turner propone un modelo dicotómico de la vida social para aplicarlo a la vida ritual, así nos habla de estructura y de antiestructura o communitas.

Parte de que casi todas las definiciones de estructura social contienen la noción de orden, de ordenación de posiciones, de status, implican instrumentalización y  persistencia de grupos y relaciones, mientras que “la communitas surge allí donde no hay estructura social”.

“Si nuestro modelo básico de sociedad es uno de “estructura de posiciones”, debemos tomar el periodo de margen o de “liminalidad” como una situación “interestructural” (...) los ritos de separación e integración están más implicados en la estructura social que en los ritos de liminalidad.” (Turner, 1973:53-55)

El autor señala que el periodo liminar es un estadío de reflexión (de lo anterior y de lo venidero), donde se rompe la fuerza de la costumbre y se abre paso a la especulación.

Invita a los investigadores del ritual a que centren su atención en los fenómenos y procesos relacionados con los periodos de transición, ya que, según su opinión, son los que exponen los fundamentos de la cultura justamente en el tiempo que transcurre entre la salida y el reingreso en el ámbito estructural.      

 

 

Volver a portada        Volver a Antropusi