LA PELÍCULA “BLADE RUNNER” EN EL CONTEXTO DE LA ANTROPOLOGÍA URBANA

 

 

Ficha técnica de la película.-

 

v Título: Blade Runner (1982).

v     Director: Ridley Scott.

v     Guión: Hampton Fancher y David People. Adaptación de la novela de Philip K. Dick “Do Androids Dream of Electric Sheep”.

v     Protagonista: 

Harrison Ford………………………………Deckard (Blade Runner)

v     Coprotagonistas:

Rutger Hauer................................................ Roy Batty (Replicante líder)

Sean Young.................................................. Rachael (Replicante)

Edward James Olmos................................... Gaff (Policía)

 

v     Efectos visuales: Douglas Trumbull

v     Música: Vangelis

v     Duración: Aproximadamente 120 minutos (versión del director).

 Introducción.-

         Los Ángeles, año 2020. Gran parte de los habitantes de la tierra han huido al espacio, permaneciendo en ella sólo los inadaptados. La ciudad se encuentra iluminada por inmensos carteles de neón que vuelan por encima de sus interminables rascacielos. El interior de la ciudad es lóbrego y oscuro, esa impresionante oscuridad sólo se ve ocasionalmente rota por caóticos rayos de luz que surgen de algunos reflectores. Infiltrados dentro de ésta ciudad se encuentran cuatro replicantes, criaturas creadas en el laboratorio con capacidades increíbles tanto mentales como físicas. Estos replicantes vienen a la tierra, planeta que tienen prohibido pisar so pena de ser "retirados"(destruidos) por los Blade Runners (policías especializados), para intentar prolongar su vida que esta fijada por la empresa que los construyó en cuatro años.  Mientras el Blade Runner encargado del caso va "retirando" algunos replicantes, uno logra introducirse en la casa del Dr.Tyrell su creador y lo asesina. Paralelamente se desarrolla la historia de una replicante especial que tiene alojada el Dr. Tyrell en su casa y de la cual el Blade Runner se enamora. El desenlace se produce tras la muerte del último replicante, que después de luchar con el policía y salvarle la vida, le llega la hora de morir tras los cuatro años fijados como límite para su existencia. El Blade Runner huye con la replicante de la que está enamorado, conocedor de que ella no tiene fecha de retirada.

  

Contextualización.-

         Blade Runner continua siendo una de las películas más admiradas del género de ciencia ficcióna pesar de sus casi veinte años de edad. La película se ambienta en una de futurible ciudad de Los Ángeles en el año 2020, donde un ambiente oscuro, agobiante e irrespirable, donde no existe la luz natural y permanentemente se nota la presencia de la publicidad, transporta al espectador a una posible interpretación de nuestro futuro inmediato. Blade Runner inauguró en el cine, entre otras películas del género, lo que se ha llamado estética postmoderna. Las imágenes y las historias son ricas en simbología y ofrecen una extensa cantidad de interpretaciones.

         Ridley Scott, director de Blade Runner y responsable tanto del éxito de la película como de la ambientación del producto final que vemos en el cine, estudió en Londres pintura, decoración y diseño gráfico, inclinándose pronto por la fotografía y el cine. Tras un cortometraje dirigido por él e interpretado por su padre y hermano, consigue una beca de la British Film y produce series y programas para la BBC. En 1977 dirige "Los duelistas", sorpresa en el festival de Cannes y tras ella "Alien el octavo pasajero" otra de las obras cumbres del género de ciencia ficción, con ella se convierte en el mejor creador de atmósferas y dosificador del suspense, posteriormente aplica esta capacidad perfectamente a su siguiente película "Blade Runner", después vinieron con bastante menos éxito de taquilla y de crítica "Legend", "La sombra del testigo", "Blade Rain", "Thelma y Louise", "La conquista del paraíso" y sus dos últimas producciones "Tormenta blanca" y "La teniente O´Neill.

 

 Análisis del contenido.-

         Algunos de los análisis que se realizan acerca de la película, la aproximan a la obra de Kafka, por el reflejo de una situación de compleja estructura burocrática en la que Deckard, hombre de vida oscura, se ve obligado a realizar un trabajo difícil y peligroso dentro de un aparente caos humano, todo ello ambientado en una ciudad que da sus últimos coletazos de agonía.

         Blade Runner propone también una visión futurista de Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley, en la que el monstruo creado por el doctor Tyrell busca a su creador para avivar la llama de su corta vida y poder disfrutar de la felicidad. “No somos ordenadores somos físicos”, dice el replicante cuando J. F. Sebastian los trata como objetos carentes de emociones. La criatura busca a su creador y responsable de su desdicha para pedirle una salida, este le dice que la llama de su existencia ha brillado el doble que las demás y por eso durará menos, él no puede hacer nada para evitar que sea así, tras escuchar esto asesina al Dr. Tyrell en un arrebato de furia.

         Tecnología por encima de reflexión y ética.- Con el desarrollo de la ingeniería genética y la robótica sin tener en cuenta las posibles consecuencias, podemos encontrarnos con un futuro como el que plantea la película, con animales androides, trabajadores androides y unas ciudades donde el ser humano no puede vivir y todo aquel que tiene la posibilidad huye a las colonias exteriores.

         En un marco acotado por la propia atmósfera, las máquinas voladoras y la publicidad omnipresente, el Blade Runner se ve obligado a elegir en favor o en contra de la vida en sentido absoluto. Toda la película parece desarrollarse en torno a esa dicotomía (cuando mata a la primera replicante, cuando se encuentra en el tejado con Roy el líder de los replicantes, etc.). Al final parece elegir escapar de esa realidad que lo lleva a sentirse miserable cada vez que retira a un androide, porque no puede distinguir cual es la diferencia de asesinar a estos o a seres humanos, y se marcha a las tierras del norte con la replicante de la que esta enamorado.

         La muerte de la ciudad y de la sociedad tal como la concebimos.- En un mundo donde el que tiene la posibilidad de hacerlo huye, donde se da la paradoja de no existir espacios públicos (rascacielos unos junto a otros, saturación del espacio) y sobran espacios privados (viviendas abandonadas) porque la gente ha unido y sólo quedan los inadaptados. La ciudad como generadora de enfermedad (polución, entorno gris y lúgubre). La metrópolis y la incomunicación social.

 

 Relaciones con la asignatura de antropología urbana.-

     Aparece claramente en la película, como la concepción del hombre y su cultura determina la construcción de sus ciudades (página 30).

Dentro del contexto de la ecología humana de la escuela de Chicago (página 65 a 69), donde se estudian las relaciones entre individuo y el medio ambiente social y físico, utilizando los hallazgos obtenidos en la ciencias naturales, podemos decir que la película se plantea una situación en la que en una ciudad agónica, con un ambiente sumamente contaminado y oscuro, aquel que puede permitírselo huye hacia las colonias exteriores, el que no puede escapar lucha por sobrevivir. Las relaciones entre las personas que quedan en la ciudad son difíciles, como difíciles son las relaciones entre inadaptados, diferentes etnias y personas que hablan diferentes idiomas y jergas (mezcla de varios idiomas).

En un análisis espacial del orden ecológico, podemos ver en esta ciudad lo que ya es patente en muchas de nuestras metrópolis, las personas afines en lengua y cultura, se reúnen por zonas, el barrio chino, el barrio árabe, patentes en las imágenes de las calles, la música ambiental, la comida, etc. Nuestra cultura y por ende nuestras ciudades parecen ir irremisiblemente hacia el modelo que nos presenta la película, la lucha por espacio, por el poder, el poco respeto al medio ambiente y los avances tecnológicos que no tienen en cuenta sus posibles consecuencias, nos llevaran si no lo remediamos a una situación parecida a la presentada en este largometraje.

Respecto a la antropología del entorno construido y teniendo en cuenta a Rapoport cuando describe los cuatro elementos básicos que organizan este entorno, podemos sugerir una análisis de la película en este sentido, (página 116 a 119):

 ü      Organización del espacio.- No se ven en la película parques ni plazas, sólo edificios, el referente con la natural no existe en esta ciudad, o al menos no se ve. Los rascacielos se alzan unos junto a otros, los espacios públicos se limitan a las calles de las zonas comerciales. Se pueden entrever cómo sería la ciudad antes de la huida de la clase social más pudiente a las colonias exteriores. Casas espaciosas y lujosamente construidas, donde se puede ver el poder que ejercía esa clase (como la de J.F. Sebastián) y las casas donde el espacio es mínimo con una decoración sobria y tremendamente funcionales (como la que ocupa el Blade Runner), pero eso en el momento de la película es irrelevante, porque ya se ha producido la huida de las clases más acomodadas y con posibilidades de poder huir y los que se han quedado pueden ocupar cualquier espacio para vivir. En el centro de la ciudad se eleva sobre ella la pirámide del edificio de la Tyrell Corporation, en la que vive como si de un faraón enterrado en  vida se tratara y rodeado de increíbles medidas de seguridad, el doctor Tyrell. Desde su vivienda es el único lugar desde donde podemos ver el sol al inicio de la película, como si el director nos quisiera decir que en esa ciudad el único que está por encima de todas las cosas es el presidente de la empresa fabricante de androides. 

 ü      Organización del tiempo.- Conforme a la estructuración de actividades y ritmos temporales, en el ambiente en el que se desarrolla la película, la ciudad parece haberse detenido en el tiempo aunque sus habitantes se muevan, vayan de compras o a trabajar. En esa oscuridad permanente, sólo rota por alguno reflectores cuya luz entra ocasionalmente por las ventanas, y las luces que provienen de las lámparas de neón y los anuncios publicitarios en las calles, el protagonista  se echa dormir porque está cansado, ya que pensar en bioritmos coincidentes con la luz solar parece imposible.

     ü      Organización de la comunicación.- Lo que podemos ver sobre comunicación en la ciudad de Los Ángeles del dos mil veinte que nos presenta la película, es un complejo entramado, que exagera lo que ocurre  ya en las actuales metrópolis, donde los edificios nos comunican cosas, como laterales completos de rascacielos que son murales publicitarios, vehículos aéreos que nos tramiten publicidad  visual y acústica, indicando al ciudadano las maravillas de las colonias exteriores a la tierra y la oportunidad de comenzar una nueva vida en un planeta lleno de oportunidades. La sociedad habla una lengua mestiza con vocablos mixturados de diversos idiomas. El Blade Runner que conoce perfectamente el dialecto, pero habla una lengua diferente.

     ü      Organización del significado de las actividades.-  Exceptuando la casa de Tyrell que podemos considerarla como más tradicional, la organización de elementos como el mobiliario y la decoración  es caótica, la casa del Blade Runner, la de J.F. Sebastián, son viviendas de personajes solitarios, donde se trabaja (en el ordenador o creando pequeños robots) y se duerme cuando se puede. En los espacios públicos aparecen las subculturas en los distintos barrios por los que nos pasea el relato. Las zonas comerciales se encuentran masificadas, así como los bares y locales de espectáculos. Parecen existir pocos símbolos comunes a todos los habitantes de la ciudad, exceptuando los carteles publicitarios que les indica la posibilidad de huir de ese caos.

        

        Respecto a la vida de la ciudad, en el contexto del análisis de George Simmel (página 52 a 57), el urbanita  representado en la película, parece moverse entre dos mundos, uno en el que se cumplen básicamente los diez puntos del diagnóstico simmeliano, otro en el que se hace patente la muerte de las ciudades, el que no puede huir, el inadaptado, ha de permanecer en ese bosque de rascacielos dominado por la oscuridad, la lluvia, el humo y la publicidad que le muestra paraísos que nunca podrá alcanzar, éste segundo mundo es de la resignación, donde la presencia omnipotente de la policía, que impone un cierto orden mediante la violencia, parece decir vive y deja vivir durante el tiempo que te queda. En los últimos fotogramas de la película en la huida al norte de Deckar y la replicante de la que se enamora, el Blade Runner parece romper el círculo que representa la libertad y la individualidad que da para Simmel la gran ciudad, de manera que sin renunciamos a ella, de alguna forma renunciamos también a esa autonomía y libertad. La pareja escapa de ese círculo sin necesidad de huir a las colonias repartidas por la galaxia, las imágenes finales son elocuentes, y dan una salida a la humanidad que se encierra en esa caja de Pandora que representa la metrópolis, hacía espacios abiertos llenos de luz y de naturaleza.

         En una interpretación Marxista (páginas 57 a 60) de la película, respecto a la división del trabajo y la conciencia de clase, podemos exponer las siguientes reflexiones:

 ü      Tyrell aparece como el burgués propietario del capital, los replicantes son obreros y los Blade Runners los vigilantes del capital.

 ü      Tyrell aparece como el poseedor del capital en la cima de una jerarquía donde posee todos los conocimientos científicos para mover la maquinaria de construir replicantes.

ü      Los replicantes son propiedad del capital y los Blade Runners están al servicio de este último.

      ü      La función y el trabajo de los replicantes los hace subordinados, manteniendo en ellos una conciencia fragmentada. Los replicantes que llegan a la tierra, han adquirido esa conciencia de clase que necesita el obrero según Marx para salir de la dominación y liberarse, sin embargo el grupo termina sucumbiendo al capital que los retira de una forma u otra.

 

Paradójicamente en la muerte de la ciudad, los seres humanos parecen volver al origen, al principio de unidad, a ese origen que hace a todos los hombres semejantes. La unificación del lenguaje en una jerga mezcla de todos los idiomas, extracción social similar de los inadaptados que no pueden escapar a las colonias exteriores, libertad de ocupar los espacios abandonados porque ya no existe división social de la ciudad. Incluso los  replicantes más humanos que los humanos como rezaba en palabras del Dr. Tyrell el eslogan de su compañía, parecen sumarse a este principio de unidad.

 

Volver a Antropusi            Volver a Portada