COMENTARIOS DE TEXTO: TYLOR, BOAS, BENEDICT Y MALINOWSKY

 

 

TYLOR (1882/1917) Evolucionismo.

 

                Definió amplia y precisamente el concepto cultura desde un sentido etnográfico. Evolucionista convencido, creia en etapas o fases culturales de forma ascendente y gradual (salvaje, barbaro, civilizado). Su visión del evolucionismo queda matizada con sus aportaciones antropológicas:

-         Teoría de las supervivencias.- Existen elementos y rasgos culturales que presentan una explicación de un contexto cultural y una fase determinada, pero en otras fases pierden su significación original (juegos infantiles, danzas, palabras).

-         Difusión cultural y de las prestaciones.- Las semejanzas culturales podrian derivar de la dispersión de elementos o utensilios y no de invenciones paralelas (indios de américa, presentan origen asiático).

-         Retrocesos de las culturas.- Aunque predomine el progreso y la ascensión, puede surgir un retroceso. Incluso dentro de una misma sociedad parte podría evolucionar y desarrollarse a distinta velocidad y parte postergarse.

-         Los utensilios presentan una diversidad devida a evolución y no a sucesivos inventos geniales (uso de hachas de piedra, cobre, hierro, acero).

-         Formas de residencias.- Se producen en la historia de forma cronológica: Matrilocalidad – Mudanza – Patrilocalidad.

-         Covada.- Costumbre por la cual el padre simula ser la madre durante el parto y manifiesta los mismos sintomas.

-         Matrimonio por rapto.- Desintegración del sistema materno y preludio del paterno.

-         Origen del lenguaje.- En principio gestual y onomatopéyico, quedando aún vestigios. Ramas genealógicas y parentesco entre idiomas. Escritura evoluciona de pictórica a jeroglífica y alfabética.

 
EDWARD B. TYLOR (1871): "La ciencia de la cultura"

"La cultura o civilización, tomada en su sentido etnográfico amplio, es ese complejo total que incluye conocimiento, creencia, arte, moral, ley, costumbre y otras aptitudes y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad. La condición de la cultura entre las diferentes sociedades de la humanidad, en la medida en que es capaz de ser investigada sobre principios generales, es un tema apto para el estudio de las leyes del pensamiento y acción humana. Por una parte, la uniformidad que impregna la civilización se puede atribuir, en gran medida, a la acción uniforme de causas uniformes; mientras, por otra parte, sus diferentes grados pueden considerarse etapas de desarrollo o evolución como resultado de la historia previa y su participación en dar forma a la historia del futuro" (p. 64).

EDWARD B. TYLOR (1871)...

"El mundo en general apenas está preparado para aceptar el estudio general de la vida humana como una rama de la ciencia natural, y llevar a cabo, en gran parte, el mandato del poeta de "explicar las cosas morales y naturales". Para muchas mentes educadas parece algo presuntuoso y repulsivo desde el punto de vista de que la historia de la humanidad es parte de la historia de la naturaleza; que nuestros pensamientos, deseos y acciones no están de acuerdo con las leyes como los que gobiernan el movimiento de las olas, la combinación de ácidos y bases, y el crecimiento de las plantas y los animales" (p. 64).

EDWARD B. TYLOR (1871)...
"Ahora parece que esta visión de la voluntad y conducta humanas, sujeta a una ley definida, es realmente reconocida por la misma gente que se opone a ella, y que se queja de que aniquila la voluntad libre del hombre, destruye su sentido de responsabilidad personal, y lo degrada a una máquina sin alma. Sin embargo, quien diga estas cosas pasará gran parte de su vida estudiando los motivos que llevan a la acción humana (...) formando en su mente teorías del carácter personal (...)
pero no obstante, él ha sido un filósofo inductivo. Prácticamente ha reconocido leyes definidas de pensamiento y acción humanas, y simplemente le ha quitado importancia en sus propios estudios de la vida la estructura total de la voluntad sin motivo y la espontaneidad sin causa" (pp. 65-66).

EDWARD B. TYLOR (1871)...

"(...) ‘’Un acontecimiento es siempre hijo de otro, y nunca debemos olvidar el parentesco’’, este fue el comentario de un jefe bechuana al misionero africano, Calais. Así, en todos los tiempos, los historiadores, hasta donde han intentado ser más que meros cronistas, han hecho todo lo posible para mostrar no una nueva sucesión, sino conexión entre los acontecimientos registrados. Además se han esforzado por obtener principios generales de acción humana y, por éstos, explicar acontecimientos particulares, afirmando expresamente o dando tácitamente por supuesto la existencia de una filosofía de la historia" (p.66).



EDWARD B. TYLOR (1871)...
"Para la similitud general de la naturaleza humana por una parte, y para la similitud general de las circunstancias de la vida por otra, pueden trazarse y estudiarse esta similitud y consistencia con una oportunidad especial al comparar razas alrededor del mismo grado de civilización. En tales comparaciones debería tenerse poca consideración por la flecha en historia o por el lugar en el mapa; el antiguo habitante de los lagos suizos puede situarse al lado del azteca medieval, y el ojibwa de América del Norte al lado del zulú de Africa del Sur. Como dijo con desprecio el doctor Johson después de leer los viajes de Hawkesworth sobre los patagonios y los isleños del Mar del Sur: ‘un grupo de salvajes es como otro’. Cualquier museo etnológico puede mostrar lo elocuente que es una generalización así (...) todo ello se repite con una uniformidad maravillosa en los estantes de los museos que ilustran la vida de las razas inferiores de Kamchatka a Tierra del Fuego, y de Dahomey a Hawaii. Incluso cuando comparamos a las multitudes bárbaras con naciones civilizadas, se introduce en nuestras mentes la consideración de que, rasgo tras rasgo de la vida de las razas inferiores, pasa a procedimientos análogos a las de las superiores, en formas no demasiado diferentes para ser reconocidas, y a veces en absoluto diferentes" (p. 67).

EDWARD B. TYLOR (1871)...
"Un primer paso en el estudio de la civilización es analizarla minuciosa-mente en detalles y clasificar éstos en sus propios grupos (...) y el trabajo del etnógrafo es clasificar estos detalles con vistas a entender su distribu-ción en geografía e historia, y las relaciones que existen entre ellos. Se puede ilustrar perfectamente cómo es este trabajo comparando estos detalles de cultura con las especies de plantas y animales según las estudia el naturalista (...) Al igual que todo el catálogo de todas las especies de plantas y animales de una zona representan su flora y fauna, la lista de todos los artículos de la vida general de una gente representa ese total que nosotros llamamos cultura. E igual que las regiones distantes producen a menudo vegetales y animales análogos, aunque no idénticos, lo mismo hacen los detalles de la civilización de sus habitantes. Lo buena que es una analogía básica entre la difusión de plantas y animales y la difusión de la civilización se ve cuando nos damos cuenta de hasta qué punto las mismas causas que han introducido las plantas de cultivo y los animales domésticos de la civilización, ha introducido con ellas el arte y conoci-miento correspondientes" (pp. 68).

EDWARD B. TYLOR (1871)...

"Un asunto que vale la pena considerar es que la importancia de fenóme-nos culturales similares, repitiéndose en diferentes partes del mundo, proporcionan realmente pruebas incidentales de su propia autenticidad (...) todo etnógrafo (...) está obligado a usar su mejor juicio y la veracidad de todos los autores que cita, y si es posible obtener varios informes para certificar cada punto en cada localidad. Pero la prueba de repetición entra por encima de estas medidas de precaución (...) La experiencia lleva al estudiante a esperar y descubrir que los fenómenos de la cultura, como resultado de causas similares ampliamente representadas, se repiten una y otra vez en el mundo (...) Realmente este modelo de autentificación es tan fuerte que el etnógrafo en su biblioteca puede a veces permitirse decidir, no sólo si un explorador particular es un observador honesto y listo, sino también si lo que informa está de acuerdo con las reglas generales de la civilización" (pp. 68-69).

EDWARD B. TYLOR (1871)...

"Volvamos de la distribución de la cultura en diferentes países, a su difusión dentro de estos países. La calidad de la humanidad que en su mayoría tiende a hacer posible el estudio sistemático de la civilización es ese consenso o acuerdo tácito y notable que lleva a poblaciones enteras a unirse en el uso de la misma lengua, a seguir la misma religión y leyes, a ceñirse al mismo nivel general de arte y conocimiento. Es este estado de las cosas el que hace posible ignorar hechos excepcionales y describir las naciones por una especie de promedio general. Es este estado de cosas el que hace posible representar inmensas masas de detalles por unos cuantos hechos típicos, mientras, una vez establecidos, nuevos casos registrados por nuevos observadores entran simplemente en sus lugares para probar la validez de la clasificación. Hay tal base para esta regularidad en la composición de las sociedades de los hombres que podemos ignorar las diferencias individuales, y así generalizar sobre las artes y opiniones de naciones enteras" (pp. 69-70).

EDWARD B TYLOR (1871)...

"(...) al examinar la cultura de las razas inferiores, lejos de tener dominio de los hechos aritméticos medidos por la estadística moderna, quizás tengamos que juzgar la condición de las tribus a partir de los informes imperfectos dados por los viajeros o misioneros, o incluso razonar sobre reliquias de razas prehistóricas cuyos nombres y lenguas ignoramos (...) El hecho es que una punta de flecha de piedra, una estaca tallada, un ídolo, un túmulo sobre una tumba donde se han enterrado esclavos y propiedades para el uso de los muertos, un informe de los ritos de un hechicero para hacer lluvia, una tabla de numerales, la conjugación de un verbo son cosas que expresan el estado de una gente con referencia a un punto particular de la cultura, tan fielmente como el número clasificado de muertes por envenenamiento, y de cajas de té importado, expresan de manera diferente otros resultados parciales de la vida general de toda una comunidad" (p. 70).

EDWARD B. TYLOR (1871)...

" Que toda nación deba tener un vestuario especial, herra-mientas y armas especiales, leyes especiales de matrimonio y propiedad, doctrinas morales y religiosas especiales, es un hecho notable, que apenas apreciamos, porque hemos vivido toda nuestra vida en medio de él. La etnografía tiene que tratar especialmente estas cualidades generales de cuerpos organizados de hombres. Aunque, al generalizar sobre la cultura de una tribu o nación y apartar las peculiaridades de los individuos que la componen como importantes para el resultado principal, debemos tener cuidado de no olvidar qué compone este resultado principal. Hay gente tan resuelta a la vida separada de los individuos que no pueden comprender una noción de la acción de una comunidad como total" (p. 70).

E.B. TYLOR (1871)...


"Una vez demostrado que los detalles de la cultura se pueden clasificar en numerosos grupos etnográficos de artes, creencias, costumbres y el resto, la consideración llega hasta donde los hechos incorporados en estos grupos se producen por la evolución de uno y otro (...) Entre los naturalistas es una pregunta abierta si una teoría del desarrollo de las especies es una relación de transiciones que realmente tuvieron lugar o un mero esquema ideal útil para la clasificación de las especies cuyo origen fue realmente independiente. Pero entre los etnógrafos no existe tal pregunta en cuanto a la posibilidad de tipos de instrumentos, o hábitos, o creencias que se desarrollan una a partir de otra, ya que nuestro más familiar conocimiento reconoce el desarrollo en la cultura. La invención mecánica proporciona ejemplos apropiados del tipo de desarrollo que afecta a la civilización a la larga (...)"(pp. 72).

E.B. TYLOR (1871)...

"Entre la evidencia que nos ayuda a trazar los cursos que ha seguido la civilización del mundo está esa gran clase de hechos a denotar que he considerado convenientemente introducir con el término "supervivencias". Son procesos, costumbres, opiniones, etc., que se han llevado por la fuerza del hábito un nuevo estado de sociedad diferente al que tenían en su hogar original, y así permanecen como pruebas y ejemplos de una condición antigua de la cultura de la cual ha surgido una nueva (...) Estos ejemplos a menudo nos hacen retroceder a los hábitos de hace cientos e incluso miles de años. La hoguera del solsticio de verano es una supervivencia (...) El simple mantenimiento de hábitos antiguos es sólo una parte de la transición de tiempos viejos a nuevos y cambiantes (...) su estudio es tan efectivo para trazar el curso del desarrollo histórico a través del cual es posible entender su significado, que se convierte en un punto vital de la investigación etnográfica para ganar la visión más clara posible de su naturaleza (...) El progreso, la degradación, la supervivencia, el resurgimiento, la modificación son todos modos de conexión que unen la compleja red de la civilización" (p. 73).

Comentario al texto de Taylor (dos primeros trozos)

            Taylor hace en este texto una definición amplia y precisa del concepto cultura desde un punto de vista etnográfico, incluyendo en ella todos los aspectos que engloba el concepto.

            Tambien refiere que la cultura es un buen referente para estudiar el pensamiento y acciones humanas, por su uniformidad y por su evolución en distintas etapas de desarrollo a través de la historia. Plantea además la semejanza entre la historia humana y la historia de la naturaleza, esto último deja claro su carácter de evolucionista convencido.

 

BOAS (1858/1952) Particularismo histórico.

            Considerado el promotor del desarrollo académico y profesional de la Antropología. Señaló por primera vez que la raza, el lenguaje y la cultura, sufrieron procesos históricos relativamente independientes.

            Pretendió demostrar que el método comparativista y evolucionista no siempre permitian explicar todos los fenómenos antropológicos. Defendía la necesidad de mayor rigor científico y ser prudentemente exceptico con las regularidades historicas y las evoluciones paralelas. Insistía por ello en la necesidad del trabajo de campo. Esta actitud le condujo casi, a negar la posibilidad de encontrar leyes generales para la Antropología.

            Preconizaba el estudio de areas definidas y limitadas, exentas de especulaciones teóricas. Esto le llevó a un particularismo tan radical, como la radicalidad que criticó a los evolucionistas. La deducción quedó para él desechada por completo, por temor a la especulación esteril, alcanzando por ello tan solo, un conocimiento fragmentario de los registros etnográficos, perdiendo las perspectivas más amplias y las teorías inherentes a cualquier ciencia.

            Fue severo con los hiperdifusionistas (Smith) y con los discípulos de Durkheim, más condescendiente con los difusionistas (“la difusión  es menos mala que la invención”).

            Aceptó en principio las  teorías del determinismo geográfico, pero despues de  estudiar a los esquimales en 1888 las desechó, ya que descubrió que no explicaban en su totalidad sus conductas.

            Liberó a la Antropología  Física de su carácter estático, limitado a las descrpciones antropométricas y clasificación de las razas. Sin abandonar el concepto de raza, refinó y delimitó su significado, empleandolo como un instrumento mas del análisis de la historia genética de la humanidad. Creía en la diversidad y diferencias raciales, y atacó abiertamente el racismo.

            Afirmóque el hombre era una especie autodomesticada.

            Advirtió que era necesario, no solo ver como eran los demas pueblos, sino saber y entender como nos veian ellos a nosotros.

            Rechazaba las generalizaciones, ante la enorme complegidad de los datos etnológicos y sus interrelaciones, aunque no negaba la existencia de regularidades o leyes de los fenómenos culturales.

            En cuanto a los Totems, creyó que se trataba de una unidad creada por los antropólogos, que llamaban de la misma forma a fenómenos diferentes.

 

FRANZ BOAS (1896), "Las limitaciones del método comparativo de la antropología"

"(...) existen leyes que gobiernan el desarrollo de la sociedad; que son aplicables a nuestra sociedad, así como a las de tiempos pasados y tierras lejanas; que su conocimiento será un medio de entender las causas que avanzan y retrasan la civilización; y que, guiados por este conocimiento, podemos esperar gobernar nuestras acciones para que de ellas se derive el mayor beneficio para la humanidad (...) Mientras los primeros investigadores concentra-ban su atención en este problema puramente histórico, las cosas han cambiado completa-mente, de manera que incluso hay antropólogos que declaran que tales investigaciones pertenecen al historiador, y que los estudios antropológicos deben dedicarse a investigacio-nes sobre las leyes que gobiernan el crecimiento de una sociedad.
Un cambio radical de método acompañó este cambio de ideas. Mientras, anteriormente, las identidades o similitudes de la cultura se consideraban una prueba indiscutible de conexión histórica, o incluso de origen común, la nueva escuela se niega a considerarlas como tal, pero las interpreta como resultados del trabajo uniforme de la mente humana (...) Otros, aunque no niegan la existencia de conexiones históricas, las consideran significativas en resultados y en importancia teórica, comparadas con el funcionamiento de las leyes unifor-mes que gobiernan la mente humana. Esta es la visión del mayor número de antropólogos existentes (...) cuando encontramos una analogía de rasgos únicos de cultura entre gentes distantes, la suposición no es que ha habido una fuente histórica común, sino que han surgido independientemente" (pp. 85-86).

FRANZ BOAS (1896), "Las limitaciones del método comparativo de la antropología"
"Al tratar esto, el problema más difícil de la antropología, el punto de vista tomado es que si un fenómeno etnológico se ha desarrollado independientemente en ciertos lugares, su desarrollo ha sido el mismo en todos los lugares; o, expresado de otra manera, que los mismos fenómenos etnológicos siempre se deben a las mismas causas. Esto lleva a la todavía más amplia generalización de que la igualdad de los fenómenos etnológicos encontrados en diversas regiones es una prueba de que la mente humana obedece a las mismas leyes en todos los lugares (...) la investigación antropológica que compara fenómenos culturales similares de varias partes del mundo, para descubrir la historia uniforme de su desarrollo, plantea la suposición de que el mismo fenómeno etnológico se ha desarrollado de la misma manera en todos los lugares. Aquí está el defecto en el argumento del nuevo método, ya que no se puede dar tal prueba. Incluso la revisión más rápida muestra que los mismos fenómenos pueden desarrollarse de multitud de maneras (...) Cuanto más simple es el hecho observado, más probable es que se desarrolle a partir de varias fuentes" (pp. 87-88).

FRANZ BOAS (1896), "Las limitaciones del método com-parativo de la antropología"
"Así, reconocemos que la suposición fundamental que a menudo se plantea por los antropólogos modernos no puede aceptarse como verdadera en todos los casos. No podemos decir que la existencia del mismo fenómeno siempre se deba a las mismas causas, y que así se demuestra que la mente humana obedece a las mismas leyes en todos los lugares. Debemos exigir que las causas por las que se desarrolló se investiguen y que las comparaciones se limiten a esos fenómenos que, como se ha comprobado, son efectos de las mismas causas. Debemos insistir en que esta investigación sea preliminar a todos los estudios comparativos (...) En resumen, antes de que se hagan comparaciones extensas, debe probarse la posibilidad de comparación del material" (pp. 88-89).

FRANZ BOAS (1896), "Las limitaciones del método com-parativo de la antropología"
"Los estudios comparativos de los que estoy hablando intentan explicar costum-bres e ideas de notable similitud que se encuentran aquí y allí. Pero también persiguen el más ambicioso esquema de descubrir las leyes y la historia de la evolución de la sociedad humana. El hecho de que muchas características funda-mentales de la cultura sean universales, o por lo menos ocurran en muchos luga-res aislados, interpretadas por la suposición de que las mismas características deben siempre haberse desarrollado de las mismas causas, lleva a la conclusión de que hay un gran sistema según el cual la humanidad se ha desarrollado en todos los lugares; que todas las variaciones existentes no son más que pequeños detalles en esta gran evolución uniforme. Está claro que esta teoría tiene como base lógica la suposición de que los mismos fenómenos siempre se deben a las mismas causas (...) Por tanto, también debemos considerar todos los intentos ingeniosos a cons-trucciones de un gran sistema de la evolución de la sociedad como de muy dudo-so valor, a menos que al mismo tiempo se demuestre que los mismos fenómenos no podrían desarrollarse por otro método. Hasta que eso se haga, la suposición está siempre a favor de una variedad de cursos que puede haber tomado el creci-miento histórico" (p. 89).

FRANZ BOAS (1896), "Las limitaciones del método com-parativo de la antropología"
"Está bien volver a plantear en este lugar uno de los objetivos principales de la investigación antropológica. Estamos de acuerdo en que existen ciertas leyes que gobiernan el crecimiento de la cultura humana, y es nuestro esfuerzo descubrir estas leyes. El objetivo de nuestra investigación es encontrar los procesos por los que se han desarrollado ciertas etapas de la cultura (...) El método que actualmente se aplica con más frecuencia en las investigaciones de este carácter compara las variaciones bajo las que las costumbres o creencias ocurren y se intenta encontrar la causa común psicológica que subyace a todas ellas. He afirmado que este método está abierto a una objección muy fundamental" (pp. 89-90).

FRANZ BOAS (1896), "Las limitaciones del método com-parativo de la antropología"
"Tenemos otro método, que en muchos aspectos es mucho más seguro. Un estudio detallado de las costumbres en su relación con la cultura total de la tribu que las practica, y en conexión con una investigación de su distribución geográfica entre las tribus vecinas, nos proporciona casi siempre un medio de determinar con una exactitud considerable las causas históricas que llevaron a la forma-ción de las costumbres en cuestión y a los procesos psicológicos que trabajaron en su desarrollo. Los resultados de las de las investi-gaciones seguidas por este método pueden ser triples. Pueden revelar las condiciones ambientales que han creado o modificado los elementos culturales; pueden aclarar factores psicológicos que trabajan para formar la cultura; o pueden traer ante nosotros los efectos que las conexiones históricas han tenido sobre el creci-miento de la cultura" (p.90).

FRANZ BOAS (1896), "Las limitaciones del método comparativo de la antropología"
"Gracias a este método, tenemos un medio para reconstruir la historia del desarrollo de las ideas con mucha más exactitud que lo que las generalizaciones del método comparativo permitían. El último debe siempre proceder de un modo hipotético de desarrollo (...) Este método de empezar con una hipótesis es infinitamente inferior al que deriva [de] la historia real de fenómenos definidos por procesos verdaderamente inductivos (...) Su manera de proceder no es, por supuesto, al de tiempos anteriores, cuando las pequeñas similitudes de cultura se consideraban pruebas de relaciones, pero reconoce los resultados obtenidos por estudios comparativos. Su aplicación se basa, primero, en un pequeño territorio geográfico bien definido, y sus comparaciones no se extienden más allá de los límites del área cultural que toma la base del estudio. Sólo cuando se han obtenido resultados definidos con respecto a esta área se permite extender el horizonte más allá de sus límites, pero se debe tener sumo cuidado en no proceder demasiado rápido en esto, como también la proposi-ción fundamental que antes formulé podría pasarse por alto, es decir, que cuando encon-tramos una analogía de rasgos únicos de la cultura entre gentes distantes la suposición no es que ha habido una fuente histórica común, sino que han surgido independientemente (...) Esta clara distinción entre los métodos históricos nuevos y viejos todavía se ignora a menudo por los defensores apasionados del método comparativo. No aprecian la diferencia entre el uso indiscriminado de las similitudes de la cultura para probar la conexión históri-ca y el estudio cuidadoso y lentamente detallado de los fenómenos locales" (p. 90).

FRANZ BOAS (1896) "Las limitaciones del método comparativo de la antropología"

"Parece necesario decir alguna palabra con referencia a una objeción a muchos argumen-tos que será planteada por los investigadores que afirman que la similitud del entorno geográfico es una causa suficiente para la similitud de la cultura (...) El entorno tiene un efecto limitado sobre la cultura del hombre, pero no veo cómo la visión de que es el moldeador primario de la cultura puede ser defendida por cual-quier hecho. Una revisión rápida de las tribus y gentes de nuestro globo muestra que la gente más diversa en cultura y lengua viven bajo las mismas condiciones geográficas, como prueba de lo cual puede mencionarse la etnografía en Africa Oriental o de Nueva Guinea (...) Por tanto, me parece que donde no puede mostrarse que existe una influencia inmediata del entorno entre las tribus vecinas, la suposición siempre debe estar a favor de la conexión histórica (...) Cuando hemos aclarado la historia de una sola cultura y entendemos los efectos del entor-no y las condiciones psicológicas que se reflejan en ella, hemos dado un paso adelante, ya que entonces podemos investigar hasta dónde las mismas causas u otras causas trabajaron en el desarrollo de otras culturas. Así, comparando historias de crecimiento, pueden encontrarse las leyes generales, Este método es mucho más seguro que el método compa-rativo, según se practica normalmente, ya que en lugar de una hipótesis sobre el modo de desarrollo, la historia real forma la base de nuestras deducciones." (pp. 91-92).

FRANZ BOAS (1896) "Las limitaciones del método comparativo de la antropología"
"La gran e importante función del método histórico en antropología consiste en su habilidad para describir los procesos que, en casos definidos, llevaron al desarrollo de ciertas costumbres. Si la antropología desea establecer las leyes que gobiernan el crecimiento de la cultura, no debe limitarse a comparar los resultados del crecimiento en solitario, sino que siempre que sea factible debe comparar los procesos de crecimiento, y éstos pueden describirse por medio de estudios de las culturas de pequeñas áreas geográficas.
Así, hemos visto que el método comparativo puede alcanzar los grandes resulta-dos por los que está luchando sólo cuando basa sus investigaciones en los resultados históricos de las investigaciones dedicadas a dejar claras las comple-jas relaciones de cada cultura individual. El método comparativo y el método histórico, si puedo usar estos términos, han luchado por la supremacía durante mucho tiempo, pero podemos esperar que cada uno encuentre pronto su hogar y función apropiados. El método histórico ha alcanzado una base más válida al abandonar el engañoso principio de suponer conexiones en cualquier lugar que encontrasen similitudes de cultura (...)" (pp. 92-93).

FRANZ BOAS (1920): "Los métodos de la etnología".
"Durante los diez últimos años, los métodos de investigación en el desarrollo histórico de la civilización han sufrido cambios notables. Durante la segunda mitad del siglo pasado el pensamiento evolutivo mantuvo casi un completo dominio, e investigadores como Spencer, Morgan, Tylor, Lubbock (...) estaban hechizados con la idea de una evolución general y uniforme de la cultura en la que todas las partes de la humanidad participaban. El desarrollo más nuevo vuelve en parte a la influencia de Ratzel, cuya formación geográfica le imprimió la importancia de la difusión y la migración (...) Un estudio crítico de estas dos direcciones de investigación muestra que cada una se encuentra en la aplicación de una hipótesis fundamental. El punto de vista evolutivo supone que el curso de los cambios históricos en la vida cultural de la humanidad sigue leyes determinadas que son aplicables en todos los lugares, y que causa que el desarrollo cultural sea, en sus líneas generales, el mismo entre todas las razas y todas las gentes (...) Tan pronto como admitimos que la hipótesis de una evolución uniforme tiene que probarse antes de ser aceptada, toda la estructura pierde su fundamento (...) Por otra parte, puede reconocerse que la hipótesis implica el pensamiento que nuestra moderna civilización occidental europea representa el más alto desarrollo cultural hacia el cual tienden los demás tipos culturales más primitivos, y que, por tanto, retrospectivamente, construimos un desarrollo ortogénico hacia nuestra moderna civilización. Está claro que si admitimos que puede haber tipos diferentes y coexistentes de civilización, la hipótesis de una sola línea general no puede mantenerse." (pp. 93-94).

FRANZ BOAS (1920): "Los métodos de la etnología".
"La tendencia moderna a negar la existencia de un sistema general evolutivo (...) se opone a estas suposiciones. La hipótesis de que existen causas internas que causan similitudes de desarrollo en partes remotas del globo se rechaza y, en su lugar, se asume que la identidad del desarrollo en dos partes diferentes del globo siempre tiene que deberse a la migración y la difusión (...) Mientras que la investigación etnográfica basada en estas dos hipótesis fundamentales parece caracterizar la tendencia general del pensamiento europeo, actualmente la mayoría de antropólogos norteamericanos sigue un método diferente (...) los eruditos norteamericanos están principalmente interesados en los fenómenos dinámicos del cambio cultural, e intentan aclarar la historia cultural por medio de la aplicación de los resultados de sus estudios; y que relegan la solución de la de la (...) importancia relativa del paralelismo del desarrollo cultural en áreas distintas, como contra la difusión mundial, y la estabilidad de los rasgos culturales durante largos períodos hasta un tiempo futuro en que se conozcan mejor las condiciones reales del cambio cultural." (pp. 94-95).

FRANZ BOAS (1920): "Los métodos de la etnología".
"El método que intentamos desarrollar se basa en el estudio de los cambios dinámicos en la sociedad que pueden observarse actualmente. Nos abstenemos de intentar solucionar el problema fundamental del desarrollo general de la civilización hasta que seamos capaces de desenmarañar los procesos que están ocurriendo ante nuestros ojos.
Incluso ahora se pueden sacar algunas conclusiones generales de este estudio. Primero, la historia de la civilización humana no se nos muestra totalmente determinada por la necesi-dad psicológica que lleva a la evolución uniforme de todo el mundo. Más bien, vemos que cada grupo cultural tiene su propia historia única, parcialmente dependiente del peculiar desarrollo interno del grupo social, y parcialmente de las influencias ajenas a las que ha estado sujeto. Ha habido procesos de diferenciación gradual, así como procesos de nivelar las diferencias entre centros culturales vecinos; pero sería bastante difícil entender, sobre la base de un solo esquema evolutivo, qué ocurrió a ciertas personas en particular (...) Los estudios de la dinámica de la vida primitiva muestran también que una suposición de esta-bilidad continuada (...) no tiene de hecho ningún fundamento. Donde se han estudiado en detalle las condiciones primitivas, puede probarse que están cambiando continuamente, y parece que existe un estrecho paralelismo entre la historia de la lengua y la historia del desarrollo cultural general. Los períodos de estabilidad van seguidos de períodos de cam-bio rápidos. Es sumamente improbable que cualquier costumbre de gentes primitivas pudiese mantenerse intacta durante miles de años. Además, los fenómenos de aculturación prueban que la transmisión de costumbres de una región a otra sin cambios concomitantes debidos a aculturación son muy raros" (p. 97-98).

 

Textos de Boas.

            Este trabajo, parece estar producido antes de que el autor, en el proceso de desarrollo de sus ideas, llegara a radicalizar el particularismo histórico que preconizó.

            En este texto nos expresa, no una oposición frontal al método comparativo, sino una crítica al mismo, al opinar que carecía del rigor científico que requiere la investigación antropológica, debiendo ser prudentemente exceptico ante las comparaciones históricas y evoluciones paralelas, “los mismos fenómenos pueden desarrollarse de multitud de maneras.

            Plantea tambien la dificultad de teorizar sobre la cultura humana, dandole escaso valor a los intentos de construcción de un gran sistema de evolución de la sociedad, aunque está de acuerdo en que existen ciertas leyes que gobiernan el crecimiento de la cultura humana.

            Describe otro método como más seguro para el antropólogo, el estudio de campo detallado de las costumbres en relación con la cultura de la tribu que las practica y en conexión con las de las tribus vecinas. Este método que emplea el proceso inductivo, comenta que es mucho más exacto que el método comparativo que usa el proceso deductivo.

 

 

BENEDICT (1887/1948) Configuracionista

         Se esforzó en encontrar un principio integrador, que explicara ls distintos orígenes de los elementos que constituyen la cultura, y la imagen totalizadora de la misma. Estimaba que la cultura podía resumirse en terminos de patrones psicológicos o psicopatológicos dominantes.

            Las sociedades humanas, para ella, son de infinita variedad, pero se las puede agrupar en dos tipos:

-         Dionisiaca.- Excesivos, con arrebatos de extasis y violencia, alternando con fases depresivas. Ejemplo cultura Kwakiult, alcanzan lo sobrenatural mediante ayuno, autotortura , drogas y alcohol.

-         Apolinea.- Serena, ordenada, prudente, pacífica, humanista y mesurada. Ejemplo culturas Zuñi, Pueblo y Hopi, alcanzan lo sobrenatural como miembros de un culto que realiza rituales sin excesos.

Dice que todo ser humano esta impregnado del grupo al que pertenece, y esta impregnación determina su comportamiento. La cultura no solo es una serie de elementos, sino una manera de integrarlos. Cultura integrada sería aquella en la que la subordinación  de todos/mayoría de sus modos hetereogeneos de comportamientos, estan sujetos a un objetivo u objetivos.

            Emplea en su análisis la biografía proyectada, “las sociedades son la psicología individual proyectada sobre una pantalla , aumentada y prolongada a través del tiempo.

            Asume que cada individuo representa al menos parcialmente, patrones extensibles a un grupo, y aplica el pensamiento antropológico a sociedades complejas, no en el trabajo de campo, sino en entrevistas y documentos escritos (hace trabajos sobre los japoneses durante la segunda guerra mundial, entrevistando a los japoneses que viven en norteamérica y leyendo libros).

            Se nota la influencia psicoanalítica de Freud en algunos de sus estudios.

Teoriza sobre la relación de la configuración cultural con la conducta habitual. Las pautas o patrones, son elementos psicológicos que presuntamente estan presentes en todos los aspectos de la cultura, comparables a los cromosomas presentes en todas las células del cuerpo. Simplifica modelos y patrones culturales hasta hacerlos encajar en la polaridad apolinea/dionisiaca.

 Cada cultura posee su propia configuración sin necesida de buscar unos orígenes comunes o ancestrales.

             

BENEDICT, 1934: "El individuo y la pauta de cultura", en El hombre y la cultura...
"La vasta conducta colectiva (...) es, con todo, conducta de indivi-duos (...) No hay propiamente antagonismo entre el papel de la so-ciedad y el del individuo (...)
En realidad, la sociedad y el individuo no son antagónicos. La cultura de la sociedad proporciona la materia prima de la que el individuo hace su vida. Si ella es magra, el indivi-duo sufre; si es rica, el individuo tiene la posibilidad de disfrutar de sus oportunidades. Todo interés privado del hombre de todo hombre y mujer es servido por el enriquecimiento de las acumulaciones tra-dicionales de su civilización. La sensibilidad musical más rica, sola-mente puede operar dentro del elenco y las modalidades de su tradi-ción. (...) De la misma manera, un talento para la observación se em-plea en tribus melanésicas dentro del campo desdeñable de lo mági-co-religioso. Para una realización de sus potencialidades, depende del desarrollo de la metodología científica. Sólo tiene fruición cuan-do la cultura ha elaborado los conceptos e instrumentos necesarios" (pp. 257-258)

BENEDICT, 1934, El hombre y la cultura...
"El hombre corriente piensa todavía en términos de un antagonismo necesario entre la sociedad y el individuo. En gran medida esto se debe a que en nuestra civilización se singularizan las actividades reguladoras de la sociedad, y tendemos a identificar la sociedad con las restricciones que la ley nos impone (...) La socie-dad sólo incidentalmente y en ciertas situaciones es reguladora, y la ley no es equivalente al orden social. En las culturas homogéneas más simples, el hábito colectivo o costumbre puede eliminar completamente la necesidad de todo desa-rrollo de legal autoridad formal (...) Aun en nuestra civilización, la ley nunca es más que un crudo instrumento de la sociedad (...) Nunca se la ha de tomar como si fuese el equivalente del orden social. La Sociedad en su sentido pleno (...) jamás es una entidad separable de los individuos que la componen. Ningún indi-viduo puede llegar ni siquiera al umbral de sus potencialidades sin una cultura en la que participe. Recíprocamente, ninguna civilización tiene en sí elemento algu-no que en último análisis no sea contribución de un individuo. Pues, ¿de dónde podría llegarle cualquier rasgo si no fuera de la conducta de un hombre, de una mujer o de un niño? Es en gran medida a causa de la suposición tradicional de un conflicto entre la sociedad y el individuo cómo la acentuación sobre la conducta cultural es tan a menudo interpretada como una negación de la autonomía del individuo" (p. 259).

BENEDICT, 1934, El hombre y la cultura.


"Ninguna cultura observada ha sido capaz de desarraigar las diferencias de los temperamentos de las personas que la componen. Es siempre un toma y daca. El problema del individuo no se clarifica acentuando el antagonismo entre cultura e individuo, sino subrayando su vigorización mutua. Esta relación es tan estrecha que no es posible estudiar mode-los de cultura sin considerar específicamente su relación con la psicología individual"(p. 260).

BENEDICT, 1934, El hombre y la cultura.

"(...) toda sociedad elige algún segmento del arco de la posible conducta humana; y en la medida en que logra integración, tienden sus instituciones a ensanchar la expresión del segmento por ella elegido y a inhibir las expresiones opuestas. Pero estas expresiones opuestas son, sin embargo, las respuestas adecuadas a una cierta proporción de portadores de esa cultura. (...) Para comprender la conducta del individuo no basta relacionar la historia personal de su vida con sus dones, y medir éstos con referencia a una normalidad arbitrariamente elegida, sino también relacionar sus respuestas propias a la conducta singularizada en las instituciones de su cultura" (p. 260).

RUTH BENEDICT (1934): El hombre y la cultura...
"En su gran mayoría los individuos que han nacido en una sociedad, siempre y en todas partes, cualesquiera que sean sus instituciones, adoptan (...) la conducta dictada por esa sociedad. Este hecho es siempre interpretado por los portadores de una cultura como debido a la razón de que sus instituciones particulares reflejan una definiti-va y universal salud. El motivo real es completamente diferente. Muchos hombres son conformados según la modalidad de su cultura a causa de la enorme maleabilidad de su dotación original. Son plás-ticos para la fuerza moldeadora de la sociedad en que han nacido (...) en todo caso, la gran masa de individuos adopta prontamente la forma que se les presenta.
Sin embargo, no todos ellos la encuentran igualmente adecuada a su índole; son favorecidos y afortunados aquellos cuyas potencialida-des coinciden más estrechamente con el tipo de conducta elegido por su sociedad (...)" (pp. 260-261).

RUTH BENEDICT (1934): El hombre y la cultura...
"Evidentemente, la adecuada adaptación personal no depende de se-guir ciertas motivaciones y evitar otras. La correlación se produce en una dirección diferente. Exactamente como son favorecidos aquellos cuyas respuestas congenian más estrechamente con la conducta que caracteriza su sociedad, así están desorientados aquellos cuyas res-puestas congénitas caen en el sector del arco de conducta que no es adoptado por su cultura. Estos anormales no pueden esperar que les presten sostén las instituciones de su civilización. Ellos son las ex-cepciones que no han tomado fácilmente las formas tradicionales de su cultura (...) Las tribus que hemos descrito [zuñi, dobu y kwua-kiult] tienen todos sus individuos "anormales", no adaptados (...) Muchos etnólogos han hecho comprobaciones similares; reconocie-ron que personas que son colocadas fuera de la empalizada de la sociedad con desdén, no serían puestas en la misma situación por otra cultura" (pp. 264-265).

Textos de Benedict.

            En este texto la autora enfatiza la relación existente entre la conducta del individuo y la cultura de la sociedad en la que vive. El hombre piensa que existe un conflicto entre la sociedad y el individuo porque le marca pautas, y por tanto la conducta cultural le niega su autonomía, pero la sociedad como concepto, no puede separarse de los individuos que la integran y su conducta.

            Explica como las instituciones particulares de cada sociedad describen su salud, en la medida en la que sus individuos adoptan la conducta marcada por ella, sin embargo, aunque la mayoría adopte esa conducta, no todos la encuentran adecuada a sus intereses y estos son catalogados como individuos anormales, que se reconocen entodas las culturas y son apartados.

  

MALINOWSKY (1884/1943) Funcionalista.

Principios básicos del funcionalismo:

- Enfoque prragmático.- Toda actividad cumple una función en la sociedad /cultura, así cualquier elemento de la cultura desempeña un papel en el funcionamiento total de esta y satisface una necesidad concreta.

- Enfoque integral u holístico.- Deben de ser tenidos en cuenta todos los elementos fundamentales de una sociedad para realizar un estudio antropológico.

- Enfoque institucional.- La unidad de asnálisis cultural, es la institución, entendida como organización/asociación de personas basada en una ley constitucional, en unos valores y creencias, cuya función es satisfacer un conjunto de necesidades.

Malinowsky consideraba cada culturra como un sistema cerrado y autorregulado, que representa un conjunto artificial mantenido por razones de conveniencia, en el que todas las instituciones se complementan, refuerzan e interrelacionan.

         Aconseja que todo antropólogo debe realizar un estudio intensivo de campo en una sociedad primitiva. Realizó sus trabajos empleando la lengua nativa como instrumento.

         Defendía la universalidad de la familia nuclear. Cuestionaba abiertamente las conclusiones de Freud sobre el complejo de Edipo. Comenta el tabú del incesto como forma de preservar a la familia y a toda la organización social.

         Nos dice que el individuo esta aparentemente sometido en las sociedades prrimitivas por el grupo, a las creencias e ideas dominantes (opinión pública), la realidad es que aceptan sus modelos pero cada uno expresa opiniones propias en privado.

         Sobre la magia comenta, que no es solo una expresión de superstición, sino un recurso social al que recurren los hechiceros para garrantizar su dominio sobre las personas.

         Establece siete necesidades básicas del individuo y afirmó que el organismo social o cultura, era una realida instrumental para satisfacerlas:

NUTRICIÓN, REPRODUCCIÓN, CUIDADOS CORPORALES, SEGURIDAD, RELAJACIÓN, MOVIMIENTO Y CRECIMIENTO. Estas originan siete respuestas directas: APROVISIONAMIENTO, MATRIMONIO/ FAMILIA, HABITACIÓN/ VESTIDO, PROTECCIÓN/ DEFENSA, ACTIVIDAD/ REPOSO, COMUNICACIÓN, ENTRENAMIENTO/ APRENDIZAJE.

         Consideró una serie de valores económicos nuevos en los individuos, el indigena no solo trabaja para satisfacer sus exigencias, tambien lo hace por el placer del trabajo bien hecho. Señaló tambien, que en las sociedades primitivas imperaba el principio de reciprocidad.

         Defiende una posición intermedia entre una visión pronativista y otra etnocéntrica, alabará el papel de los europeos en las tierras africanas (colonialismo). M. Harris critica a Malinowsky el que aprovechara la antropología como herramienta al servicio de los europeos.

         Se le ha criticado también un exceso de material meramente descriptivo que ahoga cualquier planteamiento teórico.

 

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"

 

"Como punto de partida será bueno tener una visión a vista de pájaro de la cultura en sus varias manifestaciones. Es ella evidentemente el conjunto integral constituido por los utensilios y bienes de los consumidores, por el cuerpo de normas que rige los diversos grupos sociales, por las ideas y artesanías, creencias y costumbres (...) estaremos en presencia de un vasto aparato, en parte material, en parte humano y en parte espiritual, con el que el hombre es capaz de superar los concretos, específicos problemas que lo enfrentan. Estos problemas surgen del hecho de tener el hombre un cuerpo sujeto a varias necesidades orgánicas, y de vivir en un ambiente natural que es su mejor amigo, pues lo provee de las materias primas para sus artefactos, aunque es también peligroso enemigo, en el sentido de que abriga muchas fuerzas hostiles" (p. 56).

 

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"
"(...) la teoría de la cultura debe basarse en los hechos biológicos. Los seres humanos consti-tuyen una especie animal. Están sujetos a las condi-ciones elementales que deben ser cumplidas para que los individuos puedan sobrevivir, subsistir la raza y los organismos sin excepción ser mantenidos en con-diciones de actividad. Por otra parte, con todo el equipo de artefactos, con su aptitud para producirlo y valorarlo, el hombre crea un ambiente secundario (...)" (pp. 56-57).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"

"En primer lugar, es claro que la satisfacción de las necesidades orgánicas o básicas del hombre y de la raza representan una serie mínima de condiciones impuestas en cada cultura. Los problemas planteados por las necesidades nutritivas, reproductivas e higiénicas del hombre, deben ser resueltos, y lo son mediante la construcción de un nuevo ambiente, artificial o secundario.
Este ambiente, que es ni más ni menos la cultura misma, debe ser reproducido, conservado y administrado permanentemente. Esto produce (...) un nuevo nivel de vida, dependiente del plano cultural de la comunidad, del medio físico y de la eficiencia del grupo. Un nivel cultural de vida significa, a su vez, que nuevas necesidades aparecen y nuevos imperativos o determinantes son impuestos a la conducta humana. Desde luego, la tradición cultural necesita ser transmitida de cada generación a la subsiguiente. Métodos y mecanismos de carácter educativo existen en toda cultura. El orden y la ley deben ser conservados, desde que la cooperación es la esencia de toda conquista cultural. En cada comunidad es menester que existan disposiciones para sancionar la costumbre y las normas éticas y legales. El substrato material de la cultura requiere ser renovado y mantenido en condiciones de uso. En consecuencia, son indispensables algunas formas de organización económica aun en las culturas más primitivas" (p. 57).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"
"Así pues, el hombre tiene, primero y ante todo, que satisfacer las necesidades de su organismo (...) Todos estos problemas primarios son solucionados por los individuos con herramientas, mediante la organización en grupos cooperativos y también por el desarrollo del conocimiento y un sentido del valor y la moral.
Intentaremos mostrar que puede concebirse una teoría según la cual las necesidades básicas y su satisfacción cultural se ligan con nuevas necesidades culturales derivadas y que éstas imponen al hombre y a la sociedad un tipo secundario de determinismo. Estaremos en condiciones de distinguir entre los imperativos instrumentales –que surgen de tipos de actividad como el económico, el normativo, el educacional u el político- y los integrativos. Entre éstos anotaremos el conocimiento, la religión y la magia" (pp. 57-58).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"

"Si este análisis nos revela que, tomando la cultura individual como un conjunto coherente, logramos establecer un número de determinantes generales a los cuales aquélla debe conformarse, podremos precisar una serie de proposiciones predictivas como guías para la investigación e campo, como modelos para los modelos comparativos y como medidas comunes en el proceso de adaptación y cambio cultural (...) Estaremos en condiciones de rechazar la opinión de que ‘no puede hallarse una medida común para los fenómenos culturales’ y la de que ‘las leyes de los procesos culturales son vagas, insípidas e inútiles’." (p. 58).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"
"El análisis científico de la cultura (...) con el que intentaremos definir la relación entre un comportamiento cultural y una necesidad humana, básica o derivada, puede ser denominado funcional.
La función no admite ser definida sino como la satisfacción de las necesidades por medio de una actividad en la cual los seres humanos cooperan, usan utensilios y consumen mercancías. Aun esta simple definición implica otro principio con el cual podemos integrar concretamente cualquier fase del comportamiento cultural. Este concepto esencial es el de organización. Con el propósito de lograr cualquier objetivo o alcanzar un fin, los hombres deben organizarse (...) la organización implica un esquema o estructura muy definidos, cuyos principales factores son universales en tanto que son aplicables a todos los grupos organizados, los cuales a su turno, en su forma típica, son también universales en toda la extensión del género humano.
Propongo que llamemos a tales unidades de la organización humana con el término institución (...) Este concepto implica un acuerdo sobre una serie de valores tradicionales alrededor de los que se congregan los seres humanos. Esto significa también que esos seres mantienen una definida relación, ya entre sí, ya con una parte específica de su ambiente natural o artificial (...) si podemos desarrollar algunos principios de acción institucional universalmente válidos, habremos echado una vez más los cimientos científicos para nuestras indagaciones empíricas y teóricas" (p. 59-60).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"

"Desde luego, ninguno de estos dos esquemas de análisis significa que todas las culturas son iguales, ni tampoco que el estudioso debe interesarse por las identidades o similitudes más que por las desemejanzas. Yo opino, sin embargo, que con el fin de comprender las divergencias, es indispensable una clara y común medida de comparación. Además, será posible demostrar que la mayoría de las diferencias frecuentemente atribuidas al "genio" específico, nacional o tribal (...) constituyen la razón de ser de instituciones organizadas en torno a alguna necesidad o valor sumamente especializados (...) Nuestros dos tipos de análisis, funcional e institucional, nos permitirán definir la cultura más concreta, precisa y exhaustivamente. La cultura es un compuesto integral de instituciones, en parte autónomas y en parte coordinadas. Está constituida por una serie de principios tales como la comuni-dad de sangre a través de la descendencia; la contigüidad en el espacio, relacionada con la cooperación; las actividades especializadas; y el último, pero no menos importante princi-pio del uso del poder en la organización política. Cada cultura alcanza su plenitud y auto-eficiencia por el hecho de satisfacer el conjunto de necesidades básicas, instrumentales e integrativas (...) En realidad, podremos mostrar que algunas manifestaciones que parecen muy extrañas a primera vista, están en esencia emparentadas con elementos culturales universal y fundamentalmente humanos; y esto se comprobará si se explican y describen en términos familiares aquellas costumbres exóticas" (pp. 60-61).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"
"Será desde luego necesario introducir el factor tiempo, es decir, el cambio social. Trataremos de mostrar que todos los procesos de evolución o difusión ocurren principalmente bajo la forma de cambio institucional. Sea como invención, sea como un fenómeno de difusión, un dispositivo técnico se incorpora a un sistema de conducta organizada ya establecido y produce gradualmente un remodelado completo de la insti-tución de que se trate. Por otra parte, desde el punto de vista de nuestro análisis funcional, demostraremos que ningún invento o verdadera revolución, ningún cambio social e inte-lectual ocurren jamás sin que hayan sido creadas necesidades nuevas; y así las invenciones en los campos de la técnica, el conocimiento o la creencia, se van incorporando al proceso cultural de una institución" (pp. 61-62).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "¿Qué es la cultura?"

"Este breve esquema (...) indica que la antropología científica se basa en una teoría de las instituciones, esto es, en el aná-lisis concreto de las unidades típicas de una organización. Como teoría de las necesidades básicas y de los imperativos instrumentales e integradores derivados de aquéllas, la antro-pología nos proporciona el análisis funcional, el que nos permite definir tanto la forma como el significado de un utensilio o de una idea consuetudinaria. Como se ve fácil-mente, tal concepción científica no pasa por alto o niega en modo alguno la validez de las investigaciones evolucionistas o históricas. Simplemente les suministra una base científica" (p. 62).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "Análisis funcional de la cultura".
"(...) Tanto en el concepto de institución, como en el aserto de que cada cultura debe ser analizada de acuerdo con tales instituciones y también de que todas las culturas tienen como principal factor común una serie de tipos institucionales, va ya implícito un cierto número de generalizaciones o leyes científicas de los procesos y sus resultados.
Lo que todavía necesita aclararse es la relación entre forma y función. Hemos insistido en que toda teoría científica debe partir de y conducir a la observación. Debe ser inductiva y verificable por la experiencia (...) Todo esto significa que, en último análisis, toda proposición de antropología científica debe referirse a fenómenos susceptibles de ser definidos por la forma, en el más objetivo sentido del término" (p. 88).


BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "Análisis funcional de la cultura".
"Al mismo tiempo hemos apuntado también que cultura, como obra del hombre y como medio a través de los cuales logra sus fines (...) debe ser entendida como un medio para un fin, es decir, instrumental o funcionalmente (...) el hombre modifica el medio natural en que vive (...) ningún sistema organizado de actividades es posible sin una base física y sin un equipo de instrumentos (...) ninguna fase distintiva de cualquier actividad humana se produce sin (...) la intervención de elementos de la cultura material. Al mismo tiempo, no hay actividad humana, individual o colectiva, que podamos considerar como puramente fisiológica, es decir, "natural", o no regulada. Hasta la respiración, las secreciones internas, la digestión y la circulación se producen dentro del ambiente artificial en condiciones culturalmente determinadas (...) Hay una constante interacción entre el organismo y el medio secundario dentro del cual vive, es decir, la cultura. En una palabra, los seres humanos viven de acuerdo con normas, costumbres, tradiciones y reglas que son el resultado de una interacción entre los procesos orgánicos, la actividad del hombre y el reacondicionamiento de su ambiente (...) usaré el término costumbre para abarcar todas las formas tradicionalmente reguladas y "standarizadas" de la conducta." (pp. 89-90).


BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "Análisis funcional de la cultura".
"La cultura, sin embargo, también incluye algunos elementos que permanecen aparentemente intangibles, fuera del alcance de la observación directa, y cuya forma ni cuya función resultan muy evidentes. Nos referimos, por lo común, a ideas y valores, a intereses y creencias (...) ¿En qué sentido podemos hablar de forma cuando encaramos la creencia en un dios o el concepto de mana o la tendencia hacia el animismo, el preanimismo o el totemismo? (...) Muchos investigadores que se ocupan del análisis de la magia o la religión, del conoci-miento primitivo o la mitología, se satisfacen con la descripción en términos de psicología individual introspectiva. En esto no es posible obtener una decisión final entre una teoría y otra, entre un supuesto o conclusión y el contrario, ape-lando a la observación, desde que obviamente sobre aquellos asuntos no podemos observar los procesos mentales ni del salvaje ni de persona alguna. Tenemos, por lo tanto, una vez más, la tarea de definir la concepción objetiva de lo que, provi-sionalmente, podríamos considerar como la porción espiritual de la cultura, indi-cando, al mismo tiempo, la función de la idea, la creencia, el valor y el principio moral (...) el problema que estamos encarando aquí y tratando de resolver (...) es el problema fundamental de toda ciencia: el de establecer la identidad de sus fenómenos" (pp. 90-91).

BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "Análisis funcional de la cultura".
"Quien esté familiarizado con las controversias históricas, sociológicas y antropológicas, no puede negar que (...) la ciencia de la cultura carece todavía de verdaderos criterios identificativos (vale decir, criterios respecto de qué y cómo observar, qué comparar y cómo demostrarlo y por fin qué huellas rastrear en la evolución y la difusión) (...) Así, la tarea de establecer los criterios identificati-vos, por una parte en la teoría y en el trabajo de campo, por otra, es quizá la contribución más importante en el sentido de hacer científico el estudio del hombre (...) Las acciones, los ordenamientos materiales y los medios de comuni-cación que son más directamente significantes y comprensibles, son aquellos vinculados con las necesidades orgánicas del hombre, con las emociones y con los medios prácticos de satisfacer esas necesidades. El resultado infeliz de este hecho básico es que los antropólogos han seguido a sus inexpertos predecesores y han descuidado un poco estas fases elementales de la existencia humana, por cierto no sensacionales, pero tampoco carentes de problemas. Y aun es evidente que una selección de las particularidades exóticas, llamativas y extrañas, diver-gentes de la tendencia universal de la conducta humana, no es en sí misma una selección científica, porque las más ordinarias satisfacciones de las necesidades elementales son muy importantes para toda conducta organizada" (pp. 91-93).


BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "Análisis funcional de la cultura".
"(...) cualquier teoría de la cultura debe partir de las necesidades orgánicas del hombre, y si logra relacionar las más complejas e indirectas, pero quizá más imperativas necesidades, del tipo de las que llamamos espirituales o económicas, nos habrá proporcionado una serie de leyes generales que tanto necesitamos en una cabal teoría científica. ¿Cuándo el antropólogo, el erudito teólogo, el soció-logo o el historiador consideran que es necesario proporcionar una explicación basada en hipótesis, en ambiciosas reconstrucciones o en supuestos psicológicos? Desde luego, cuando la conducta humana comienza a parecer extraña, alejada de nuestras propias necesidades o costumbres y cuando, en resumen, los hombres cesan de comportarse como los demás seres humanos (...) Es característico que muchas de estas costumbres pertenecen al campo de la magia o de la religión, y son debidas, o así lo parecen, a deficiencias en la razón o el entendimiento primitivos. En cuanto menos directamente orgánica sea la necesidad a la cual la conducta humana se refiera, más probablemente engendra aquellos fenómenos que han proporcionado la mayor suma de material para la especulación antropológica. Pero esto es verdad sólo en parte (...) Todo cuanto se relaciona con la nutrición, el sexo y el ciclo de la vida (...) está invariable-mente acompañado de disturbios fisiológicos en el cuerpo y en el sistema nervioso de quienes participan y de sus acompañantes" (p. 94-95).


BRONISLAW MALINOWSKI (1944): "Análisis funcional de la cultura".

"(...) si queremos encarar los inconvenientes y complejidades de los modos de comportamiento culturales, debemos relacionarlos con los procesos orgánicos del cuerpo humano y con aquellas fases conco-mitantes de la conducta que llamamos deseo o impulso, emoción o disturbio fisiológico, y que, por una razón u otra, deben ser regula-dos y coordinados por el conjunto de elementos de la cultura.
(...) Existe, como es obvio, un gran sector de la conducta humana que debe ser específicamente conocido por el investigador de cam-po: es el específico simbolismo de toda cultura, el lenguaje en pri-mer término. Esto se relaciona directa-mente con el problema (...) de definir la función simbólica de un objeto, un gesto, un sonido articu-lado, refiriéndonos a la teoría general de las necesidades y su satisfacción cultural" (p. 95).

Textos de Malinowsky (1, 2, 3, 4)

         Enfatiza su visión funcionalista de la cultura como un aparato parra satisfacer las necesidades de los individuos.

         Se refiere a la biología como modelo antropológico. Tiene en cuenta la naturaleza como condicionante y mejor amigo del ser humano, ya que lo provee y a la vez lo amenaza (visión holística del funcionalismo).

         (5).- Defiende ante otros antropólogos, la necesidad de encontrar la medida común para los fenómenos culturales, y la utilidad de las leyes sobre ellos.

         (6).- Define la cultura desde su visión funcionalista, incluyendo el concepto de organización en ella (enfoque institucional).

 

 

                        Volver a portada            Volver a antropusi